Argentina

Encuentro federal de juventud: Lealtad a las convicciones, al pueblo y a la Patria

En las vísperas de un nuevo 17 de octubre, el sol iluminó la ex Esma que, fiel a su espíritu de memoria y reconstrucción, se llenó de jóvenes de todo el país en una jornada inolvidable de discusión política y épica militante. Con presencia de compañeras y compañeros de todo el país y después de haber atravesado la pandemia del macrismo y del Covid, La Cámpora volvió a convocar a un encuentro signado por una generación de pibas y pibes dispuestos a seguir transformando la Patria.

El plenario contó con una instancia de discusión por comisiones en las que se analizó el panorama político y económico de la Argentina y del mundo, el contexto electoral, el rol de la militancia y la organización y la necesidad de seguir fortaleciendo un Estado presente en cada rincón del país.

La jornada de debate concluyó con las palabras del compañero y referente de la organización, Máximo Kirchner. Y como si fuera poco, con la sorpresiva presencia de la compañera vicepresidenta y conductora del movimiento peronista, Cristina Fernández de Kirchner.

El mejor lugar para la juventud es la política

Para comenzar a pensar y discutir los objetivos de la organización en este contexto, se estableció y partió de una premisa, una concepción doctrinaria que nos guíe y permita arribar de forma sintética a una reflexión superadora. En el marco de esta instancia, el principio ordenador reflejado en todas las comisiones de debate fue que la política y los espacios donde la misma se construye y se fortalece son indispensables para la juventud. En ese sentido, se afianzó la necesidad de cuidar y fortalecer al gobierno popular y no perder jamás la capacidad transgresora que ha caracterizado a las juventudes del campo nacional y popular.

En un contexto donde los vínculos parecieran estar cada vez más atomizados y donde la indiferencia y el individualismo se consolidan como pilares del éxito, la política permite extraernos del ámbito del egoísmo para situarnos en el marco de la Historia y de la solidaridad. Esto implica que la militancia cumple un rol reconstructor en los territorios, y particularmente en esta generación: es nuestra tarea volver a levantar los cimientos de una sociedad más justa, conformada desde la base del amor y la solidaridad.

Esta tarea -que apunta a la constancia y a la ejecución en el largo plazo- supone ciertos desafíos militantes: recomponer los lazos sociales, interpelar desde la escucha y la propuesta y fomentar la participación plena de las y los jóvenes en las organización política. A su vez, comprender que la forma en la cual ejercemos esas tareas, es decir el método que utilizamos para alcanzar objetivos, también forma parte indispensable de la transformación de la realidad.

Hablar de métodos implica hablar de reproducción, de continuidad y de masividad. A partir de las distintas discusiones llevadas adelante en el día de ayer por miles de jóvenes de La Cámpora, podemos establecer dos ejes centrales: el federalismo, como un pilar de nuestro movimiento, que entiende que debemos llegarles a todas y todos y la necesidad de construir masividad desde la cercanía, desde el puerta a puerta, desde el cara a cara.

Como primer cierre de este plenario nacional de juventudes, tomaron la palabra las compañeras y compañeros Maximiliano Mantaras (Chaco), Yamila Mustafá (La Pampa), Tomás Ledesma (Entre Ríos), Micaela Olivetto (Chacabuco, PBA), Lucía Cámpora (CABA), Erika Díaz  (Santiago del Estero) y Alejandro Melo (Tucumán). A través de sus palabras, pudieron transmitir la importancia de la participación política y de la elaboración de políticas públicas para la gente, así como también el profundo orgullo de sentirse parte de una organización con un gran deseo de transformación.

A su vez, el feminismo se hizo presente con firmeza tanto en los discursos como en las acciones. Con convocatorias y ámbitos paritarios, los escenarios y también las reflexiones reflejaron una valorización del proceso feminista, sus aportes y sus vínculos con el peronismo.

Este encuentro fue el reflejo de que las juventudes no son un colectivo homogéneo, y que la militancia y la organización lo sabe. Participaron jóvenes de todo el país, con intereses y roles diversos, pero con el mismo sentido de pertenencia generacional. Con la premisa de la importancia de construir y hacer parte a las juventudes en todas las discusiones y espacios se logra construir la posibilidad para que la misma sea amplia, representativa y sobre todo transformadora.

Máximo Kirchner: Lo que importa es el destino de nuestra Patria

Luego de las comisiones de discusión, contamos con la presencia del compañero Máximo Kirchner, que en un pequeño escenario rodeado de compañeras y compañeros de todas las provincias, brindó unas palabras que sirven de faro para avanzar en el proceso de transformación de la realidad.

“Es muy importante, no sólo para la organización política sino también para un país y una patria que necesita que sus ciudadanos y sus ciudadanas se involucren en su destino. La anti política, o rechazar la política, finalmente, es la negación de asumir tu propio destino, de involucrarte. Y de pensar que podés salvarte sólo”, expresó.

Como segundo pilar del discurso se refirió a la organización, donde reflexionó sobre la importancia de volver a encontrarnos, de consolidar la orgánica y de pensar constantemente en el marco de nuestros territorios y desafíos.

“Entonces creo que nosotros sí tenemos una red social tremenda, y que cuesta construirla. Los ámbitos, los lugares, estar, hablar, atender al compañero, a la compañera, organizar una cuadrícula, saber qué pasa en la escuela, en el barrio, en la universidad, en la fábrica, en el lugar donde se desarrolla la militancia, lleva tiempo”, agregó el compañero.

Por último, y como eje ordenador de los anteriores, Máximo retomó la consigna de “pueblo, ciudadanos y ciudadanas o corporaciones”. De esta manera, regresó a la experiencia de Néstor al perder las elecciones del 2009: “Renunció al Partido Justicialista y al otro día se fue a una plaza a hablar con la gente y se puso a trabajar y militar la política”. Máximo continuó la reflexión estableciendo la importancia de recordar por qué somos gobierno, cuáles fueron los motivos que llevaron a los argentinos y argentinas a votarnos en el año 2019 y qué es lo que esperan de nosotros.

Y para finalizar, afirmó: “Nosotros no nos aislamos, nos organizamos. Nosotros y nosotras no nos enojamos, nos rebelamos. Nosotros y nosotras no odiamos, amamos, amamos y siempre tenemos que tener en claro a dónde queremos ir. Sean felices, vayan a buscar a la gente, no importa sólo el resultado electoral. Lo que importa es el destino de nuestra Patria”

Cristina Kirchner: Una Historia cargada de futuro

Los minutos previos al ingreso de Cristina al escenario fueron momentos de absoluta épica. Luego de muchas horas de viaje y un día entero de discusión política, las compañeras y compañeros seguían en pie, esperando verla llegar.

Y en eso llegó Cristina, dedicando sus primeras palabras al día de hoy, al Día de la Lealtad Peronista, reflexionando sobre la movilización e invitando a las juventudes a pensarla desde un punto presente y futuro, y no sólo como una reivindicación nostálgica de la historia.

“El peronismo es una alianza del pueblo, una articulación entre el capital y el trabajo. Donde el Estado sabe que debe regular y fallar a favor de los trabajadores”, afirmó.

Nuevamente invitándonos a soñar por fuera de los límites de nuestra propia imaginación, continuó: “Hoy, esa propuesta del peronismo adquiere un volumen que excede nuestras fronteras. Una idea profundamente humanista, social y cristiana. Eso fuimos, somos y seremos. Necesitamos una refundación en la Argentina de aquel pacto entre los trabajadores y el capital”

Definió a su vez, que existen lo que ella denomina “tres pruebas de ácido”: la incorporación de puestos de trabajo, generando una movilidad social ascendente, la incorporación de la juventud y por último el respeto a la elección libre de los argentinos y argentinas sobre sus políticas económicas, sin una intervención extranjera (como el FMI).

Cristina continuó estableciendo que la contradicción que atraviesa el sistema hoy es que el capitalismo –que es un sistema de producción de bienes y servicios que requiere de consumidores- se encuentra cada vez con menos consumidores. Esto implica una mala administración por parte del mercado de este sistema, que permite y fomenta la acumulación de capital y la distribución desigual de los ingresos. “Esto es lo que el peronismo sostenía siempre: la necesidad de que sea el Estado y la política, no el mercado o las corporaciones, el que regule la vida de las sociedades para que puedan acceder a un nivel de vida posible y merecido como seres humanos. Eso es peronismo”.

Para finalizar, la compañera contextualizó el momento histórico que estamos atravesando a escala mundial, y por consiguiente, la tarea de la militancia en pos del futuro.

“Tenemos que hacer el gran esfuerzo y trabajar mucho. No solamente para el 14. Tenemos que trabajar en serio, como hicimos siempre los peronistas: para la historia, para lo que viene, lo que vendrá y para lo que sabremos construir”.

Con esa premisa, con la pasión y las convicciones intactas, miles de militantes retornaron a sus casas para prepararse para movilizar en las plazas y seguir transformando los destinos de la Patria en cada barrio y rincón del país.

 

Tucumún
Bajo la consigna “Lealtad a las convicciones, al pueblo y a la Patria” más de mil compañeras y compañeros de toda la provincia se reunieron en el Club Avellaneda Central a fin de analizar la coyuntura política y trazar los objetivos de la organización en el territorio a corto, mediano y largo plazo. 
Comunicado de La Cámpora
La convivencia democrática, que se ve severamente afectada por la promoción de los discursos de odio, debe ser cuidada por todos los argentinos y argentinas.