Derechos Humanos

A 44 años del golpe cí­vico militar: nunca más neoliberalismo

Este 24 de marzo, a 44 años del golpe cí­vico – militar, nos encuentra en una situación compleja. Por primera vez desde la recuperación de la democracia, la marcha conmemorativa no se lleva adelante, queda suspendida hasta el año próximo. Tendremos que esperar para concentrarnos, marchar, cantar, saltar, abrazarnos; pero no para recordar a nuestros 30mil.

*Por Horacio Pietragalla Corti

Estamos en un momento muy extraño, que ninguno de nosotros vivió jamás. Se trata de un punto bisagra, de esos que muchas veces leí­mos en los libros de historia pero que pocas veces protagonizamos. Uno de esos momentos después de los cuales, se dice, nada será igual. Es en ese marco que llega este 24. No podemos dejar pasar la oportunidad para profundizar el análisis y canalizar toda aquella energí­a que estarí­amos volcando en la plaza, en el recuerdo y la memoria. Al reflexionar sobre ese golpe y sus consecuencias socioeconómicas, no podemos disociarlo del proceso neoliberal que vivimos en estos últimos 4 años. El gobierno de Macri llevó adelante un plan económico que causó daños que tardaremos muchos años en reparar. Al igual que con aquella dictadura, fue necesario generar en gran parte de la sociedad un sentido común que deslegitimara a los referentes polí­ticos asociados a proyectos “Populistasˮ, a través de medios de comunicación, servicios de inteligencia, actores polí­ticos y parte de una justicia adicta a los grupos concentrados de la economí­a. La dictadura necesitó aniquilar a miles de militantes polí­ticos para dejar campo fértil para sus polí­ticas económicas, el proyecto de Cambiemos persiguió judicialmente para poder arrasar con nuestra tierra.

Sin embargo, nuestra sociedad demostró que no está adormecida y protagonizó un acto de resistencia emblemático: la reacción al intento de impunidad a los genocidas, ese 2×1 que intentó mandar a sus casas a quienes asesinaron, robaron, violaron, secuestraron bebés. Esto nos enseñó que cuando se lleva adelante una polí­tica pública clara, transversal y desde el amor, los resultados son efectivos.

Hoy tenemos 4 años por delante y un gran desafí­o: que el Nunca Más al neoliberalismo tenga esa misma potencia, sea un pedido impulsado desde el gobierno pero de manera transversal también, para que alcance a toda la sociedad y la provea de herramientas para defenderse, para que no pueda volver a ser engañada por un proyecto polí­tico que venga a arrasar con el Estado y con los derechos de las mayorí­as, que la provea de ese mismo instinto de reacción que tuvo con el 2×1.

Pueden ser muchos, a lo largo de nuestro camino, los momentos en los que flaqueamos o sentimos frustración, pero es ahí­ cuando tenemos que mirar hacia atrás, mirar nuestra historia y a sus protagonistas, nuestrxs 30mil, nuestras Madres y Abuelas. Ellxs nos mostraron que la única lucha que se pierde es la que se abandona y hoy tenemos el desafí­o, junto a Alberto y Cristina, de generar los cimientos de un nuevo procesos histórico; así­ como ayer, cuando Néstor bajó el cuadro de Videla y se reconoció como hijo de nuestras Madres y Abuelas, recuperando nuestra historia para forjar el presente, hoy debemos aprender de nuestro pasado y lograr que nuestro Nunca Más al neoliberalismo sea una polí­tica concreta, real, duradera.

Hoy no podemos marchar, pero no olvidamos y nunca claudicamos en nuestro pedido de Memoria, Verdad y Justicia. ¡30mil compañerxs detenidxs desaparecidxs: presentes!

*Secretario de Derechos Humanos de la Nación

 

 

Buenos Aires
Las paredes bonaerenses amanecieron pintadas con los nombres de los dos primeros precandidatos a diputado y diputada nacional por el distrito: Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. Horas más tarde, en Escobar, la lista de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires fue lanzada oficialmente por el presidente y la vice, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y quien preside la Cámara Baja, Sergio Tomás Massa.
Polí­tica
La Justicia confirmó lo que ya sabíamos: el Programa Qunita no tuvo sobreprecios ni hubo un direccionamiento en su licitación, los elementos del kit eran seguros y, lo más importante, evitaba la muerte de las y los bebés más humildes de nuestra Patria, garantizando un comienzo de vida equitativo. El perjuicio fue hacia las miles de familias que durante estos años estuvieron privadas de recibirlo por decisión del macrismo y del conglomerado mediático judicial cómplice.