Buenos Aires

La violencia institucional como política de Estado

El asesinato de 4 jóvenes en San Miguel del Monte, tres de los cuales eran menores de edad, es consecuencia de la doctrina de seguridad interior que Cambiemos instaló entre las fuerzas de seguridad provinciales y nacionales. Sin una conducción civil ni órdenes políticas claras, la Policía Bonarense volverá a cometer una masacre de estas características en cualquier momento.

En la madrugada del lunes, los cinco jóvenes viajaban en un Fiat 147 cuando comenzaron a ser perseguidos por dos móviles de la Policía Bonaerense que les disparaban, motivo por lo cual el auto impactó contra un camión detenido. El fiscal general de La Plata Héctor Bogliolo, confirmó que la Policía tiró contra el vehículo y que se encontró una bala en el cuerpo de una de las víctimas.

Asimismo, el funcionario indicó que hasta el momento todo demostraría que las cinco personas que viajaban en el vehículo no manifestaron ninguna actitud sospechosa, que estaban cantando y mostrándose alegres. La situación, denunció, “no amerita el uso de arma de fuego de ninguna manera”.

A la luz de los acontecimientos, se desafectó al jefe de la comisaría y a dos policías de San Miguel del Monte que actuaron en el hecho, en una medida que buscó descomprimir el clima social que se vive en el pueblo, pero que no resuelve el problema de fondo: el autogobierno policial promovido por el ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, a modo de “pacto” con los jerarcas de La Bonaerense para mantener una convivencia pacífica mientras se entretiene a la población con una supuesta “lucha contra las mafias” que es puro maquillaje.

Los cuatro menores eran amigos del secundario y, según trascendió, solían juntarse en la costanera para rapear y andar en skate. Gonzalo Domínguez tenía 14 años, Camila López y Danilo Sansone, 13. Quien manejaba, Aníbal Suárez de 22 años, era el primo de un compañero de colegio de los jóvenes. Rocío Guagliarello, de 13 años, permanece internada en grave estado en el Hospital de Alta Complejidad El Cruce-Néstor Kirchner de Florencio Varela.

Familiares, amigos y vecinos de las víctimas realizaron una movilización en pos de exigir justicia al gobierno. “Nos acribillaron a los nenes. Están las cámaras, está todo. A la nena le sacaron un tiro de un glúteo. Hicieron un desastre, quisieron tapar todo. Se llevaron el auto en dos segundos cuando había chicos muertos en el lugar. Fue una persecución a muerte”, declaró a la prensa el padre de Danilo, una de las víctimas de 13 años de edad. Quien a su vez amplió: “Era un chico bueno, jugaba a la pelota, a los autitos, iba a la escuela. No robaba, no tomaba alcohol, no se drogaba. Se asustaron porque los perseguían y los balearon por la espalda. Los hicieron pedazos”.

En el mismo sentido, se difundió un video en el cual un testigo del hecho filmó la persecución, en que pueden oírse los disparos junto a la voz del vecino que señala: “Se escucharon unos tiros dónde está la policía”. De esta forma, se desmiente la versión inicial aportada por Ritondo, quien indicó que los efectivos, en su declaración, dijeron apuntar al auto con una linterna, negando haber disparado armas de fuego.

Este caso no es aislado, sino que se concatena con una serie de acciones que viene llevando adelante el gobierno de Mauricio Macri. La violencia institucional legitimada por medio de la “doctrina Chocobar” ya se cobró otras vidas.

El gobierno nacional intenta hacer campaña para repuntar su desgastada imagen producto de la crisis socioeconómica, reivindicando su política en materia de seguridad. Bajo la premisa de combatir el narcotráfico y el delito, estigmatizan la pobreza y se cobran las vidas de nuestros compatriotas. Es imprescindible recuperar un modelo de Estado que tenga una política de seguridad democrática, con conducción civil de las fuerzas de seguridad y órdenes claras para los efectivos policiales.

Portada
Yendo a su eslogan de institución podemos decir que Cambiemos se ha enfocado en hacer creer que su base es que el compromiso del Estado debe ser fuerte y que proporcione las bases seguras sobre las que crezcan los negocios, el comercio y la vida familiar. Pero que a su vez restringe el ámbito de acción del Estado.
Buenos Aires
Cambiemos nos tiene acostumbradxs a estos montajes en torno a supuestas relaciones cotidianas con lxs argentinos y argentinas entre cámaras y dádivas caritativas, migajas que son respuestas individuales a problemáticas estructurales.