Militancia

Máximo Kirchner: “Hay que militar, militar y militar, y desafiarnos a nosotros mismos”

Máximo Kirchner participó este fin de semana de dos plenarios militantes en la Ciudad de Buenos Aires. Uno organizado por la organización El Hormiguero bajo la consigna “Levantarse para organizar, soñar y realizar” y, más tarde, junto a más de mil militantes de La Cámpora, en una jornada de debate convocada en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

En ambos encuentros el compañero Máximo Kirchner destacó la importancia de estos ámbitos colectivos “para vernos, escucharnos y cotejar qué pensamos”.

Junto a la militancia, reflexionó sobre que “muchas veces no todo es lo que esperamos pero creo que, si hay alguien que busca una respuesta, ya está más cerca de la discusión y del debate colectivo en el que cada uno aporta, pasa en limpio lo que va sintiendo, cómo va su trabajo militante, cómo nota que está su comunidad del barrio donde uno vive, del trabajo, donde uno se desarrolla a diario; las diferentes comunidades en las que un individuo termina interviniendo y que van generando una identidad”.

En este sentido, planteó que uno de los desafíos de este tiempo en los que se observa una “exacerbación de individualismo” es entender “que un individuo sin identidad es como un pueblo sin historia”.

Durante el diálogo con la militancia, Máximo destacó también la necesidad de “incorporar sectores de la sociedad que muchas veces no ven en la militancia algo que les guste, aunque sí muchas veces les pueden servir las peleas que suele dar la militancia, que redundan después en beneficios colectivos. Incorporar mayores sujetos sociales a la discusión de qué clase de educación queremos es una forma de empezar a recorrer el camino de la construcción de respuestas y propuestas porque sino, nos vamos a agotar en el rechazo”.

En el marco de una jornada de debate, Kirchner puso en valor el rol de la militancia política, y expresó:  “Si hay una característica que debe tener es la de potenciar las virtudes que todos tengamos y morigerar nuestras miserias. Es una característica principal. Sobre todo cuando lo que vemos enfrente es un Presidente que busca potenciar todas las miserias y debilitar las virtudes de nuestro pueblo. Me refiero a que buscan quebrarlo. Quebrarlo. Y llega un momento que ese trabajo que se inició mucho tiempo antes y del que hoy se vale Milei, comenzó  con la actitud de los medios hegemónicos de comunicación durante el macrismo, que fueron generando la pastura o el plafón para que apareciera un elemento como el que hoy dirige los destinos de la Argentina”.

“Y así terminamos en una sociedad donde Toto Caputo tiene una oportunidad más después del desastre que hizo. Fue dicho por el propio Milei ¡despilfarró 15 mil millones de dólares! Lo dijo hace tres años, que Toto despilfarró 15 mil millones de dólares y después lo puso de ministro de Economía. Bueno, vamos… hablar de despilfarro y casta es un tema”, aseveró. 

El compañero señaló además que, mientras “los Caputo no sienten culpa, vemos que muchas compañeras y compañeros que tienen lo que los medios llaman un plan, sienten culpa. Una persona que necesita ir a un comedor siente culpa de que le tengan que dar de comer o de cobrar 70 mil u 80 mil pesos del Estado, entonces a eso me refiero con quebrar la autoestima de un pueblo. Los que poco y nada tienen, o los que lo han hecho todo, como muchas veces hacen cola aquellos jubilados y jubiladas a los que les han robado los aportes los patrones o que no los han recibido por diferentes problemas, se sientan mal. Y los quieran establecer, incluso ahora, como jubilados o jubiladas de segunda categoría que no hicieron los aportes, y no que hubo un patrón que se los sacó o un plan económico que los dejó sin trabajo a un par de años de poder obtener su jubilación. Entonces, sienten culpa los que lo han dado todo y los que han arruinado todo se mueven como peces en el agua. Eso significa una de las cuestiones contra las que debemos pelear todos los días. Todos los días”.

Máximo se refirió también a la puesta en escena de la apertura de sesiones ordinarias del Congreso, el viernes pasado: “Es todo tan irracional que dentro del Congreso había tres tribunas cantando “la casta tiene miedo” cuidados por cinco mil policías. Entonces ¿quién tiene miedo? ¿Cinco mil policías y le decís al otro que tiene miedo? Porque ¿el espectáculo de las Fuerzas de Seguridad cuánto costó? Aparte, ¿para qué cinco mil policías?”, agregó. Además, destacó que adentro del recinto “hubo un comportamiento de respeto. Lo que hubo fue respeto. Acá tenés, acá estamos. ¿Esto es lo que tenés para decir? ¿Esto es lo que vas a hacer? ¿Estas son tus ideas? Bueno, listo. ¿Y ahora? 25 de mayo. ¿Y qué van a hacer?”, expresó.

En ese marco, aseguró que el presidente fue al Congreso a “buscar tiempo y se llevó tiempo, eso es real. A diferencia de Macri, lee mejor, tiene objetivos de corto y mediano plazo, es un poquito más ordenado, entiende o pareciera entender un poco más algunos términos económicos que el expresidente Macri; y fue a buscar tiempo. Cayó la pelota en el área, la bartoleó y la mandó para el 25 de mayo”.

Advirtió, además, que las políticas económicas que implementan desde el gobierno de Milei “potencian las  miserias que tenemos como sociedad y dan por tierra con las pocas o muchas virtudes que cada uno crea que pueda tener como individuo o como parte de un colectivo. Y ahí es, me parece, donde nosotros tenemos que realmente hacer foco. Y hacer todo el esfuerzo porque la exacerbación del individualismo como una lógica es también el comienzo del fin de una sociedad”.

Kirchner insistió en que hay que “militar, militar y militar” y “animarnos otra vez a desafiarnos a nosotros mismos” porque “en un escenario como éste, construir futuro y esperanza es complejo pero, obviamente, para la militancia siempre esa ha sido una de sus mayores responsabilidades. Allí, donde muchos se quiebran, donde muchos no pueden, aflora el conjunto de la militancia porque sabe entre sí empujarse hacia adelante. Y creo que lo que tenemos que hacer nosotros entre todos y todas ahora es, sin dejar de discutir, sin dejar de debatir, sin dejar de buscar un continente y una síntesis, empujar para adelante. Porque si no, la sociedad se va a quedar sin opciones. Tenemos que volver a construir una opción para nuestra sociedad que tenga que ver con eso que ya sabe que funciona y que también entienda cuáles son los nuevos desafíos de esta época”.

“Tenemos que dar las discusiones en serio y tenemos que saber que, en una elección se va a ganar, se va a perder, vas a dar tres pasos para adelante, dos para atrás y el tema es así. Esto va a pasar, pero tenemos toda la capacidad de generar un programa político también. Y podemos generar un buen programa, porque tenemos compañeros y compañeras capaces y con experiencia y los que no tienen experiencia tienen una enorme voluntad de aprender, de querer. Y una palabra que tenemos que reincorporar a la política es la palabra “deseo”, tenemos que desearlo. Las cosas se desean, es decir: lo quiero hacer. Es mi deseo hacer ésto. Es entender que tenemos un propósito, todos tenemos un propósito en la vida. Todos”, enfatizó. 

“Tenemos que observar y tratar de generar ese espacio para pensar y proponer, para no agotarnos en el rechazo. No tenemos que agotarnos en el rechazo” porque estamos habitando un tiempo donde el presidente “busca quebrar a nuestro pueblo, quebrarle la autoestima”. Entonces, hay que hacerlo “con muchas ganas, con pasión, con un firme deseo y convicción de lo que se quiere hacer. No evitando ni las discusiones, pero sí entendiendo que tienen que tener un cauce para que realmente esas verdades relativas, y acá lo tenemos a Néstor, construyan una síntesis superadora. Tenemos la responsabilidad de ofrecerle a nuestra sociedad una opción. No podemos estar constantemente diciendo no, no, no. Tenemos que construir una opción política, tenemos que entender que hay demandas sociales sobre nosotros, sobre cómo funciona la educación, sobre cómo funciona la seguridad”.

En otro pasaje de su discurso, el compañero Máximo Kirchner fue crítico con la Asociación Empresaria Argentina (AEA), que reúne a los dueños de las más importantes empresas del país, y desde que asumió Milei viene sacando comunicados de apoyo a las medidas del gobierno. Se trata de la “paga de favores” ya que son los más beneficiados por el DNU 70/23 que desregula la economía y promueve una reforma laboral.

En ese sentido, apuntó a “quienes dicen que en 100 años no se hizo nada en Argentina. Pará… Yo puedo admitir que un compañero que es quinta generación diga que en 100 años no se hizo nada en Argentina, pero resulta que los que dicen que en 100 años no pasó nada bueno son los que ganaron siempre. Hasta le sacan a la gente la capacidad de ser auténticos en la queja y se ponen ellos. La AEA dice que en los últimos 70 años en Argentina estuvo todo mal. La gente es la que puede decir eso, no quienes ganaron siempre y no perdieron ni una”.

“¿Ustedes saben lo que va a ser ahora, el crecimiento de la violencia y el delito? No solo que crezca la cantidad de delitos, sino la violencia del delito. La violencia intrafamiliar va a crecer, va a crecer la violencia intra laboral en los lugares de laburo en nuestros barrios. Tenemos que estar muy atentos, compañeras y compañeros, a lo que viene porque esta clase de modelos económicos que se imponen y se descargan sobre las sociedades, solo traen más dolor”, advirtió. 

En ese sentido, resaltó la importancia del Estado para contener y acompañar las problemáticas y necesidades sociales: “Yo no creo que el Estado sea una organización criminal.  ¿Yo creo que el Estado debe ser más eficiente? Claro, ¿cómo los que estamos acá no vamos a entender que el Estado debe ser más eficiente si una de las características del Estado es la militancia para poder organizar los barrios para así facilitar la llegada de políticas públicas?”.

“El pueblo lo que necesita es una razón para volver a creer en sí mismo. Mi viejo una de las principales cosas que hizo entre el 2003 y el 2007 fue decirle a la gente que merecía estar mejor, que podía, que su trabajo valía la pena”, expresó.

Para finalizar, Máximo convocó a todos y todas a movilizar el próximo 24 de marzo: “Tenemos un presidente que dice que el Estado es una organización criminal cuando cobra impuestos o cuando da salud o educación, pero no dice que el Estado es una organización criminal cuando tortura, no dice que el Estado fue una organización criminal cuando mató, desapareció y se apropió de bebés, no dice que el Estado fue una organización criminal cuando endeudó a su pueblo en plena dictadura y la democracia lo reconoció. Por eso vamos a marchar el 24”.

 



Ambiente
El 22 de abril de 1970 es el Día Internacional de la Tierra gracias a una masiva movilización de estudiantes de todos los niveles educativos y organizaciones de la sociedad civil estadounidense que convocaron a más de 20 millones de personas con un mensaje de conciencia y preocupación sobre el ambiente ante el legado del desarrollo industrial sobre la calidad de vida.
Portada
Anoche, el Ministerio de Capital Humano anunció que habían “acordado” con el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) un aumento del 140% en la partida de gastos en funcionamiento de las universidades y la duplicación del gasto destinado a hospitales universitarios. Esto sirvió como palanca para que, desde las instituciones y sus tuiteros y medios afines, comenzaran a instalar que recompusieron el presupuesto universitario.