Opinión

¿Quién le teme a un pueblo de pie?

En respuesta a la nota publicada el dí­a 25 de septiembre de 2020 en el diario La Nación
¿Quién no le tema a Cristina Kirchner? De Sergio Suppo.

Por Gabriela Estevez*

Cuando les tocó gobernar, lo hicieron de espaldas al pueblo, reprimieron cuánta marcha pudieron, persiguieron opositores, intervinieron sindicatos, modificaron la composición de la corte por decreto. Devaluaron sistemáticamente la moneda,   aumentaron el desempleo, hambrearon a la población. Desfinanciaron la salud y la educación pública. Ocasionaron daños irreversibles al sistema de ciencia y técnica. Aumentaron inescrupulosamente las tarifas de servicios públicos, impulsaron un industricidio. Recibieron el mayor préstamo en la historia del paí­s por parte del FMI con el único objetivo de ganar las elecciones. Las perdieron.

Perdieron las elecciones. En el marco de la democracia representativa perdieron las elecciones.

¿Y ahora?

Ahora resulta que el problema es la educación. Que las mayorí­as que son brutas, como son brutas votan mal y ahora gobierna de vuelta el peronismo. Entonces ensayan cualquier tipo de argumento para decir sin decir lo que tan cómodo le quedaba a aquella generación del ˮ˜80 que integraba el padre del aula: que el voto es mejor si es calificado.

Disculpe el lector si ahorro en metáforas pero ya hay que empezar a hablar sin tantas vueltas, porque lo de Sarmiento, lo de que no hay que ahorrar en sangre de gaucho porque es lo único que tienen de humanos no tiene nada de metafórico. Así­ pensó Sarmiento al paí­s, mirando a Europa, con pretensiones civilizatorias oponiéndolo a las prácticas propias de la barbarie. Y así­ nos la quieren volver a contar, un siglo y medio después. Porque dí­ganme si no se parece bastante el decir que la vicepresidenta   “no está sola con sus acusaciones de coimas y enriquecimiento y con sus torpezas polí­ticas y económicas. Hay millones de votantes que la acompañan.ˮ para terminar afirmando que ese acompañamiento es producto de la ignorancia, de la falta de educación.

La verdad es que no, no todos los problemas de nuestro paí­s son problemas de educación. También hay problemas económicos, de profundas desigualdades sociales, de diferencias significativas en las oportunidades para cada persona. Y también hay diferencias polí­ticas e ideológicas. Que no son problemas, son diferencia de intereses.

Expusimos nuestros argumentos, conformamos una alianza, fuimos a elecciones y las ganamos. ¿ahora qué van a decir? ¿Que los nuestros valen menos porque son votos de pobres? Dí­ganlo, pero dí­ganlo sin tanta vuelta. Porque se pasan el dí­a merodeando opiniones antidemocráticas que solo confunden a la población.

Nos quieren avergonzados de nuestros liderazgos, aun no soportan que una mujer se ponga al frente, tenga mirada estratégica, discuta con los poderes económicos más concentrados y que no tenga miedo. Esta vez ilustran a la vicepresidenta como una bruja, como aquellas mujeres desobedientes de su tiempo, perseguidas por los guardianes del orden. En estos años han recorrido ya todos los estereotipos con el fin de desacreditarla como la conductora del movimiento polí­tico más importante de nuestro paí­s.

Nosotros, como fuerza polí­tica, ya decidimos que la nuestra es la arena democrática. La de la participación, la del debate público de ideas, nosotros no tenemos miedo a los desacuerdos.

Nos quieren afuera de la polí­tica porque son ustedes los que verdaderamente temen que esta Argentina de todos se ponga de pie.

 

* Diputada Nacional por el Frente de Todos – Córdoba

 

 

Chaco
Al conmemorarse diez años de la partida física de Néstor Kirchner, La Cámpora en Chaco culminó su ciclo de encuentros virtuales “Néstor es el nombre del Futuro”. Participaron el gobernador Jorge “Coqui” Capitanich, el secretario general de la organización Andrés “Cuervo” Larroque, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, el responsable político en la provincia Maximiliano Mántaras, la diputada nacional Lucila Masín, el secretario de municipios Rodrigo Ocampo y la compañera Amaya Molisano; entre otros y otras.
Portada
A lo largo del tiempo, escuchamos a muchxs compañerxs hablar sobre sus primeros encuentros con Néstor, los actos a los que lo siguieron y su voluntad inquebrantable. Cada uno de esos relatos nos pone la piel de gallina y nos acerca un poco más a ese hombre que supo colarse por las grietas de la historia para construir un país distinto. Las distintas experiencias vividas tienen como denominador común la recuperación de la esperanza a partir de un Flaco que le devolvió al pueblo su herramienta más importante para transformar la realidad: la política llevada a cabo colectivamente. Sin embargo, una generación entera se crió al calor de su gobierno y los de Cristina, y recién acarició la política cuando la Argentina había salido del infierno y los ojos de Néstor se habían cerrado.