Militancia

Una vida dedicada a militar por el derecho a la salud

Federico Kaski fue, ante todo, un militante, y cuando decidió eso torció un destino que parecía escrito. Eligió desafiar la certeza de pertenecer a una clase llena de comodidades, y decidió esta forma de transitar el mundo, a veces demasiado intensa, siempre llena de compromisos, repleta de desafíos. Una forma de vida que únicamente se hace cuando se siente amor. El amor que trasciende lo individual y te lleva a pensar para siempre desde lo colectivo.

Un compañero con las cualidades que se necesitan para organizar y conducir a aquellas personas dispuestas a luchar hasta el último suspiro por una patria libre, justa y soberana.

Médico psiquiatra y sanitarista formado en la Universidad de Buenos Aires, donde empezó a militar en el año 2001 y fue uno de los fundadores de la agrupación Síntesis, y lugar en el que continuó pasando sus hasta sus últimos días, desde la docencia o formando parte de la conducción de esa casa de estudios. Pero también en el territorio, porque siempre. Fede Kaski fue un cuadro político integral, ya sea desde la gestión pública o con la secretaría de salud de La Cámpora.

Poniéndose al servicio de los otros y de las otras, hasta el último día, aprendiendo en cada aliento para ser una mejor persona.

Resistió al neoliberalismo desde esas trincheras, con su compañera, con su familia y con la orga, esa otra familia que eligió , brindándose sin mezquindades y con un compromiso inquebrantable, cada vez que se ponía al frente de un operativo de salud, una jornada solidaria, una movilización o una charla de formación política.

Siempre a disposición, solidario y generoso. Su teléfono acumulaba mensajes de todo tipo, desde pedidos de medicamentos hasta la organización de actividades o la redacción de proyectos de ley. Respondía a todos y cada uno con el mismo empeño.

Eligió despedirse de este mundo militando hasta el final, sumándose a trabajar para garantizar el derecho a la salud de los adultos y adultas mayores en el PAMI. Ese fue su último legado: un listado de medicamentos gratuitos para que ningún jubilado tenga que elegir entre poder comprarlos o llevar un plato de comida a su mesa.

Así lo recordaremos y lo extrañaremos. Con su pechera de la orga al costado de cada movilización, en cada pelea por el derecho a la salud y en cada barrio donde haya que poner el cuerpo por los y las demás. Caminamos con el, ya nunca caminaremos solxs.

Argentina
El Cordobazo como protesta colectiva fue abordado por múltiples enfoques históricos y sociológicos. Este hito de mayo del 1969 se tornó tan transcendente  que se negó a morir y pasó de generación en generación dentro de la memoria colectiva de Córdoba y de todo el país. ¿Por qué sigue vigente? En un mundo de inmediatez  y olvido, ¿Por qué se sigue hablando del Cordobazo y se lo conmemora como una batalla a la medida de las épicas luchas por la independencia?
Política
Se cumple un año del primer escenario que compartieron Alberto y Cristina luego del anuncio de la fórmula presidencial. El laberinto a atravesar se hizo más largo y sinuoso de lo ya previsto. La unidad cultivada se tornó imprescindible.