Militancia

Una vida dedicada a militar por el derecho a la salud

Federico Kaski fue, ante todo, un militante, y cuando decidió eso torció un destino que parecí­a escrito. Eligió desafiar la certeza de pertenecer a una clase llena de comodidades, y decidió esta forma de transitar el mundo, a veces demasiado intensa, siempre llena de compromisos, repleta de desafí­os. Una forma de vida que únicamente se hace cuando se siente amor. El amor que trasciende lo individual y te lleva a pensar para siempre desde lo colectivo.

Un compañero con las cualidades que se necesitan para organizar y conducir a aquellas personas dispuestas a luchar hasta el último suspiro por una patria libre, justa y soberana.

Médico psiquiatra y sanitarista formado en la Universidad de Buenos Aires, donde empezó a militar en el año 2001 y fue uno de los fundadores de la agrupación Sí­ntesis, y lugar en el que continuó pasando sus hasta sus últimos dí­as, desde la docencia o formando parte de la conducción de esa casa de estudios. Pero también en el territorio, porque siempre. Fede Kaski fue un cuadro polí­tico integral, ya sea desde la gestión pública o con la secretarí­a de salud de La Cámpora.

Poniéndose al servicio de los otros y de las otras, hasta el último dí­a, aprendiendo en cada aliento para ser una mejor persona.

Resistió al neoliberalismo desde esas trincheras, con su compañera, con su familia y con la orga, esa otra familia que eligió , brindándose sin mezquindades y con un compromiso inquebrantable, cada vez que se poní­a al frente de un operativo de salud, una jornada solidaria, una movilización o una charla de formación polí­tica.

Siempre a disposición, solidario y generoso. Su teléfono acumulaba mensajes de todo tipo, desde pedidos de medicamentos hasta la organización de actividades o la redacción de proyectos de ley. Respondí­a a todos y cada uno con el mismo empeño.

Eligió despedirse de este mundo militando hasta el final, sumándose a trabajar para garantizar el derecho a la salud de los adultos y adultas mayores en el PAMI. Ese fue su último legado: un listado de medicamentos gratuitos para que ningún jubilado tenga que elegir entre poder comprarlos o llevar un plato de comida a su mesa.

Así­ lo recordaremos y lo extrañaremos. Con su pechera de la orga al costado de cada movilización, en cada pelea por el derecho a la salud y en cada barrio donde haya que poner el cuerpo por los y las demás. Caminamos con el, ya nunca caminaremos solxs.

Chaco
Al conmemorarse diez años de la partida física de Néstor Kirchner, La Cámpora en Chaco culminó su ciclo de encuentros virtuales “Néstor es el nombre del Futuro”. Participaron el gobernador Jorge “Coqui” Capitanich, el secretario general de la organización Andrés “Cuervo” Larroque, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, el responsable político en la provincia Maximiliano Mántaras, la diputada nacional Lucila Masín, el secretario de municipios Rodrigo Ocampo y la compañera Amaya Molisano; entre otros y otras.
Portada
A lo largo del tiempo, escuchamos a muchxs compañerxs hablar sobre sus primeros encuentros con Néstor, los actos a los que lo siguieron y su voluntad inquebrantable. Cada uno de esos relatos nos pone la piel de gallina y nos acerca un poco más a ese hombre que supo colarse por las grietas de la historia para construir un país distinto. Las distintas experiencias vividas tienen como denominador común la recuperación de la esperanza a partir de un Flaco que le devolvió al pueblo su herramienta más importante para transformar la realidad: la política llevada a cabo colectivamente. Sin embargo, una generación entera se crió al calor de su gobierno y los de Cristina, y recién acarició la política cuando la Argentina había salido del infierno y los ojos de Néstor se habían cerrado.