Argentina

El pueblo argentino es manso, pero no tonto

Desregulación de la economía. Aumentos en alimentos y combustibles. Una ley y un DNU cuyos artículos benefician a los grandes empresarios amigos. La liquidación de los fondos de los jubilados. La privatización de 41 empresas nacionales. La eliminación del Régimen de Zona Fría. Devaluación. Pérdida del poder adquisitivo. Endeudamiento. Sobran los motivos para acompañar a los sectores agraviados y afectados por las medidas ejecutadas y anunciadas en tan solo 45 días de gobierno.

Nuestro pueblo demostró -una vez más- de manera pacífica y contundente que es manso y tolerante, pero no tonto.

Mientras la ministra de seguridad cortaba el tránsito y el ministro endeudador amenazaba por twitter, expresó el desacuerdo con el rumbo que buscan imponer al país.

Quedó claro que la bravura del protocolo anti piquete es una sobreactuación mediática de la ex presidenta del PRO, que llevó a su partido a una derrota electoral y luego aceptó un puesto en el gabinete.

Ya conocemos las consecuencias de los excesos de la ministra reincidente. Es por eso que celebramos que el pueblo no entre en provocaciones como la que pretendió generar enviando a los cadetes de la policía y a Gendarmería a enfrentarse con los manifestantes como carne de cañón.

También conocemos el resultado de las políticas económicas que Caputo ejecuta. Ajuste, endeudamiento, devaluación, tarifazos. Sacrificios para el pueblo trabajador y ganancias exorbitantes para sus amigos. El propio presidente lo caracterizó de ineficiente e irresponsable  por dilapidar 15 mil millones de dólares de las reservas del Banco Central.

Caputo fue quien quebró la independencia económica de nuestro país. Caputo es Blackrock. Caputo es JP Morgan. Caputo es deuda a 100 años. Caputo es endeudamiento por 50 mil millones de dólares con el FMI. En Caputo no aplica la mentada meritocracia.  Mucho más que un caradura. Peor que un cobarde.

Bullrich-Caputo son el binomio perfecto para el presidente Milei: Ajuste y represión para garantizar un gobierno que vio en las calles la primera manifestación masiva de un pueblo que no votó para empobrecerse, sino para vivir mejor.

No es el gobierno de Milei, es el gobierno de Macri.

Militancia
A lo largo y ancho del país, la militancia organizó jornadas solidarias para conmemorar el nacimiento de Néstor Kirchner. Durante dos días y en más de 100 puntos, llevamos adelante actividades como ollas populares, reacondicionamiento de plazas, parques y escuelas, puesta en valor de espacios comunitarios, ferias de útiles escolares, clases de apoyo escolar, actividades deportivas y recreativas para niños y adolescentes, jornadas de prevención del dengue, roperos solidarios, compras comunitarias de bolsones de frutas y verduras, entre otras.
Polí­tica
El genocida que reconoció que “su peor momento llegó con los Kirchner” ha sido vengado.