Ciudad de Buenos Aires

Sobre el asesinato de Lucas González

A Lucas lo mataron por pibe y morocho. Como tantos otros pibes morochos a los que una policía desbocada les arrebató la vida. Esta vez, como ya pasó varias veces más, no fue cualquier policía: a Lucas lo mató la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Una Ciudad que, como vimos en la campaña electoral, se transformó en el teatro de operaciones de la interna de la derecha en la Argentina. El resultado de esta interna todavía no lo sabemos pero las consecuencias de su discurso, infinitamente replicado por los medios dominantes, ya se empiezan a ver.

Lucas volvía en auto de entrenar en el Club Barracas Central junto con tres amigos cuando fueron sorprendidos y perseguidos por otro auto en Vélez Sársfield e Iriarte, Barracas. Al suponer que iban a ser asaltados decidieron acelerar, momento en que Lucas recibió tres tiros, dos de ellos en la cabeza, que terminaron con su vida. No eran delincuentes. O sí. Eran efectivos de la Policía de la Ciudad, armados, de civil, que tiraron a matar a otro auto donde viajaban tres pibes. Sería bueno poder saber qué clase de tareas estaban haciendo esos policías sin identificación alguna.

Lo que sí sabemos es que la muerte de Lucas es otro caso de violencia institucional, de los que esta policía suma una cantidad inusitada para tratarse de una fuerza nueva. Espionaje ilegal, represiones salvajes en diferentes movilizaciones, repetidos episodios de salidas en patota y tareas “de civil” con autos sin patentes, lejos están de ser las características de esa policía democrática y de cercanía que prometieron los impulsores de la nueva fuerza.

Detrás de la fachada demagógica de la “mano dura” se esconde el autogobierno policial, habilitado por Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta. Detrás del reclamo de “meter bala a los delincuentes” o “transformarlos en queso gruyere”, la consecuencia práctica son casos como el de Lucas y como el de tantos otros jóvenes asesinados por su color de piel, su vestimenta o el barrio en el que viven.

Que la derecha resuelva su interna como quiera pero que no sea a costa de la vida de nuestros pibes.

 

Buenos Aires
En la casa del director de la Región Sanitaria I de la provincia de Buenos Aires, Maximiliano Núñez Fariña, colocaron un explosivo y depositaron panfletos en contra del pase sanitario con amenazas de muerte hacia su persona y otros profesionales de salud de Bahía Blanca. Acompañamos a las personas afectadas y exigimos a la Justicia celeridad en el esclarecimiento de lo sucedido.
Patria Grande
Invitadas por el histórico Partido dos Trabalhadores, una delegación de compañeras participó en la ciudad de São Paulo en diversas actividades organizadas por la Juventud en el marco del 2° seminario internacional y del 5° Congreso Nacional de la JPT.