Derechos Humanos

A 106 años del Genocidio Armenio

A partir del impulso de Néstor Carlos Kirchner, en el año 2006 se sancionó la Ley 26.199 que instauró al 24 de abril como “Día de acción por la tolerancia y el respeto entre los pueblos”, en conmemoración del genocidio de que fue víctima el pueblo armenio; convirtiéndonos en uno de los pocos países que lo reconoce oficialmente. Hace unas horas, Estados Unidos dio el primer paso en el mismo sentido.

El Genocidio Armenio es el conjunto de atrocidades cometidas contra la población armenia durante la Primera Guerra Mundial y años posteriores. Deportaciones, expropiaciones, secuestros, torturas: un plan sistemático de violación de los Derechos Humanos dirigido hacia el pueblo armenio con el resultado de, aproximadamente, un millón 500 mil armenios exterminados entre 1915 y 1923 y más de un millón de deportados.

La fecha elegida recuerda la noche entre el 23 y el 24 de abril, cuando cientas de personas con alto grado de visibilidad social entre las que se destacaban intelectuales, religiosos y profesionales fueron secuestradas y posteriormente asesinadas.

En nuestro país, el reconocimiento se dio luego de una campaña realizada por la diáspora armenia de la que participaron unas 100 mil personas alentadas por la política activa de Memoria, Verdad y Justicia llevada adelante por el kirchnerismo.

Ante un gobierno que condenaba el genocidio realizado en su territorio, juzgando a militares y cómplices civiles, siendo pioneros en hacer de los Derechos Humanos una política de Estado; la comunidad armenia encontró sede para proyectar sus anhelos de obtener justicia y reconocimiento internacional.

De este modo, el 13 de diciembre de 2006 la ley fue aprobada por el Congreso Nacional y promulgada el 11 de enero de 2007. Asimismo, en abril del 2011 la Justicia resolvió con entidad de sentencia definitiva que el pueblo armenio fue víctima de un genocidio; convirtiéndonos en uno de los pocos países del mundo donde los tres poderes del Estado reconocen dichos delitos de lesa humanidad.

Es así como se realiza activamente un acto reparatorio no sólo hacia quienes fueron sus víctimas directas en otro continente, sino que da reparo y aloja a las miles de familias armenias que eligieron nuestro país para trazar su futuro. 

 

 

Buenos Aires
La violencia política no es el camino. Hacemos política para transformar la vida de nuestros vecinos y vecinas y no podemos tolerar agresiones intimidatorias como la sufrida por la candidata a Concejala de San Nicolás al ser atacada su vivienda particular con 5 balas de plomo.