Patria Grande

Ecuador: proscripción en tiempos de pandemia

Todaví­a están presentes las imágenes terrorí­ficas de Guayaquil donde el Coronavirus azotó al pueblo de esa ciudad con una crueldad que conmovió a todo el continente. Sin embargo, tanto dolor no ha sido suficiente para el hermano pueblo de Ecuador. El domingo 19 de julio se inició la etapa final del proceso de proscripción de Revolución Ciudadana, movimiento que lidera el expresidente Rafael Correa.

La historia reciente es conocida: la Alianza Paí­s que fundó Correa hace más de diez años fue cooptada por el presidente Moreno y un grupo de dirigentes que le dieron la espalda al proyecto polí­tico de la Revolución Ciudadana y al mandato popular que habí­a votado por su continuidad. A partir de ahí­, el sistema evitó que los militantes de la Revolución Ciudadana pudieran inscribir un partido o movimiento que les permitiera competir electoralmente.

Finalmente, y sin dejarle margen al oficialismo para que pudiera bloquear, la Revolución Ciudadana acordó con las autoridades del Movimiento Compromiso Social-Lista 5 poder presentar propuestas electorales para el proceso local de febrero del 2019, alcanzando el triunfo en las provincias de Pichincha, donde se encuentra la capital Quito, y de Manabí­. La Lista 5 habí­a participado en las elecciones presidenciales del 2017 con candidato opositor a Alianza Paí­s en la primera vuelta y luego acompañó el triunfo de Moreno en la segunda. A partir de ahí­, ese movimiento participó y fue reconocido por las autoridades electorales en varios procesos más hasta la fecha.

Las más recientes encuestas, previo al confinamiento obligatorio, colocan a la Revolución Ciudadana como la principal fuerza polí­tica del paí­s y con gran posibilidad de volver al gobierno luego de las elecciones de Febrero del 2021. En ese sentido, Rafael Correa expresó su voluntad de integrar la formula como candidato a vicepresidente   y, a principios de julio, junto con otras fuerzas, lanzaron el Frente de la Unidad por la Esperanza ˮ“ UNES conformado por movimientos sociales, de trabajadores, frente de lucha por los derechos de la mujer y movimientos campesinos y de pueblos originarios.

Frente a esto, el oficialismo generó tres movimientos. Primero, empezar a investigar y a perseguir a los integrantes del Frente, abriendo proceso judicial en contra del otro movimiento con personerí­a jurí­dica integrante del frente, el Movimiento Centro Democrático ˮ“ Lista 1. Segundo, acelerar el proceso de juicio en contra de Correa para tratar de conseguir sentencia firme antes de que se pueda presentar como candidato, violando nuevamente el debido proceso y el derecho a la presencia; con audiencias en tiempo de pandemia con fallas de conectividad y evitando la presencia de los abogados defensores, fí­sica o virtualmente, aduciendo “problemas técnicosˮ. Y,  finalmente, lo acontecido el pasado domingo 19 de julio donde el Consejo Nacional Electoral, yendo en contra de sus propias resoluciones pasadas, decidió acatar la “recomendaciónˮ de la contralorí­a de Ecuador, agencia sin jurisprudencia en términos electorales pero que viene siendo el instrumento para perseguir a los dirigentes de la Revolución Ciudadana. En esa recomendación se propone, en primer lugar, suspender y, luego, retirar la personerí­a jurí­dica de la Lista 5. De esta manera, evitan correr el riesgo de que Correa o la Revolución Ciudadana se presenten a elecciones y sumen a las mayorí­as populares como en Bolivia. Una actualización de la estrategia autoritaria realizada en el paí­s hermano: proscribir a Correa y retirarles el partido polí­tico para que ni siquiera puedan ser una opción electoral.

Pensar en la post-pandemia es empezar hoy y ahora a fortalecer la democracia avasallada durante estos últimos años en nuestra región: la prisión de Lula evitando que pudiera ser candidato, el golpe de Estado en Bolivia y la estrategia de proscripción en Ecuador son coletazos de los sótanos de la democracia la Patria Grande.

Mirar al costado mientras las instituciones democráticas se violentan, se anulan y hasta se aniquilan es avalar un modelo post-pandémico peor que el que nos trajo hasta aquí­. Ecuador nos duele.

 

 

Ciudad de Buenos Aires
Nos dejó Elsa Insaurralde a sus 83 años, militante de La Cámpora Liniers desde 2012. Una luchadora incansable que junto a su compañero nos mostró día a día su ejemplo de militancia y compromiso social.
Ciudad de Buenos Aires
Ayer nos enteramos de algo que no quisiéramos que pase nunca, Iván nos dejó. Incansable militante que, entre otros compañerxs, se había puesto al frente de la olla popular y la entrega de viandas y mercadería de su querida Unidad Básica “Oscar Mono Escalante” en Montserrat, comuna uno de la CABA.