Uncategorized

Una vez más, la Ciencia lo hizo

Científicxs argentinxs lograron desarrollar un kit de testeo rápido para la detección de COVID-19. Contrario al infausto de un ministro de economía, mandándonos a lavar platos, allá por los 90, en el día de ayer la Administración Nacional de Medicamentos, Alimento y Tecnología Médica (ANMAT) validó el uso del NEOKIT-COVID-19.

Acompañado de un bajo costo, y una amplia facilidad de desarrollo, el kit puede detectar la presencia de COVID-19 en menos de dos horas. Esto permitiría la realización de testeos masivos en todo el territorio argentino, llegando a realizarse hasta 50 mil tests por semana.
El test además de ser rápido y efectivo, es precoz, ya que detecta al virus a los pocos días que ingresó al organismo y a diferencia de los tests serológicos, no hay que esperar a que el paciente desarrolle anticuerpos. Solo un hisopado y un cambio de color en una sustancia química son prueba suficiente para que la persona con síntomas conozca su diagnóstico.
“Somos un gobierno de científicos, no de CEOs” remarcaba Alberto Fernández en la apertura de Sesiones Legislativas. Y es que quedó más que demostrado que una prioridad de este gobierno es el fomento de las prácticas científicas y de investigación. Ciencia es sinónimo de soberanía. Porque es importante y necesario, que para salvar vidas, un país no dependa de otro.
Argentina
El Cordobazo como protesta colectiva fue abordado por múltiples enfoques históricos y sociológicos. Este hito de mayo del 1969 se tornó tan transcendente  que se negó a morir y pasó de generación en generación dentro de la memoria colectiva de Córdoba y de todo el país. ¿Por qué sigue vigente? En un mundo de inmediatez  y olvido, ¿Por qué se sigue hablando del Cordobazo y se lo conmemora como una batalla a la medida de las épicas luchas por la independencia?
Política
Se cumple un año del primer escenario que compartieron Alberto y Cristina luego del anuncio de la fórmula presidencial. El laberinto a atravesar se hizo más largo y sinuoso de lo ya previsto. La unidad cultivada se tornó imprescindible.