Polí­tica

Hay alternativas al ajuste

El diputado nacional y presidente del PJ Bonaerense Máximo Kirchner presentó un proyecto de ley que busca crear el Fondo Federal para el Desarrollo Nacional, junto a otros diputados y diputadas de Unión por la Patria, con el objetivo de sostener la obra pública de todo el país mediante un 60% de la recaudación obtenida por el Estado Nacional por los derechos de exportación de soja.

La contracción económica producto de las medidas tomadas por el presidente Javier Milei producirá una caída en la recaudación que impactará de lleno en la coparticipación de las provincias argentinas. Ante esta situación, desde la representación parlamentaria se propone una alternativa al ajuste: crear el Fondo Federal para el Desarrollo Nacional con el objetivo de financiar en las provincias y municipios de todo el territorio nacional obras de infraestructura sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial.

Este proyecto de ley tiene su antecedente en el Fondo Federal Solidario (FFS), promovido por la expresidenta Cristina Kirchner en el 2009 y derogado por el expresidente Mauricio Macri en el 2018. La novedad radica tanto en que el porcentaje del derecho de exportación de soja recaudado por el Estado Nacional utilizado con este fin pasa del 30% al 60% como en la distribución, que en lugar de ser mediante el esquema de coparticipación, se propone según el siguiente criterio. Un 10% se distribuirá de forma igualitaria entre todas las provincias, un 35% se hará en base a la población que vive en cada una de ellas, otro 35% se repartirá en función de qué porcentaje poblacional tiene Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) y el 20% restante se asignará a las provincias en función del total de las toneladas de soja producidas en cada jurisdicción. De este modo, se potencia y reafirma el carácter federal y equitativo.

En la propuesta legislativa se explicita que la suma recaudada para el Fondo Federal para el Desarrollo Nacional en el 2024 ascenderá a 2654 millones de dólares, según las estimaciones realizadas por la Fundación Mediterránea, dado que el ministro de Economía Luis Caputo aumentó las retenciones.

Plantear que “no hay alternativa” ante cada decisión, tal cual esgrime día a día el Poder Ejecutivo Nacional para justificar sus medidas, y repite el primer mandatario de manera constante, tal vez se deba a la identificación del mandatario con Margaret Thatcher quien acuñó la frase “There is no alternative” (también conocida por su acrónimo TINA). En su primer discurso como presidente, Milei sostuvo: “No hay alternativa al ajuste y no hay alternativa al shock”, emulando a su admirada “dama de hierro” quien implementó en los ’80 en Inglaterra políticas de ajuste en detrimento de las mayorías populares de ese país.

En un contexto donde la nueva coalición gobernante quiere hacernos creer que el ajuste y el shock son las únicas alternativas para salir de la crisis, es menester llevar al Congreso este tipo de debates que buscan una síntesis superadora y visibilizan que es posible continuar financiando obras en toda nuestra Patria que potencien la infraestructura, la actividad económica y la demanda agregada.

Al disciplinamiento del shock le responderemos siempre con más y mejor política, de cara a las necesidades de nuestro pueblo.  

 

Militancia
A lo largo y ancho del país, la militancia organizó jornadas solidarias para conmemorar el nacimiento de Néstor Kirchner. Durante dos días y en más de 100 puntos, llevamos adelante actividades como ollas populares, reacondicionamiento de plazas, parques y escuelas, puesta en valor de espacios comunitarios, ferias de útiles escolares, clases de apoyo escolar, actividades deportivas y recreativas para niños y adolescentes, jornadas de prevención del dengue, roperos solidarios, compras comunitarias de bolsones de frutas y verduras, entre otras.
Polí­tica
El genocida que reconoció que “su peor momento llegó con los Kirchner” ha sido vengado.