Buenos Aires

Repudio al ataque en la sede del Frente de Todos en Bahía Blanca

El ataque a la sede del Frente de Todos en Bahía Blanca es un hecho de gravedad institucional que pone en evidencia hasta dónde pueden llegar los discursos de odio que incitan y avalan este tipo de conductas, contrarias a toda convivencia democrática.

No se trata de una novedad ni de algo reciente: desde hace meses venimos advirtiendo sobre el incremento de la violencia discursiva proveniente de dirigentes de la oposición, propalados a través redes sociales y medios de comunicación afines a los sectores más duros del macrismo, que nunca pudieron asimilar la derrota electoral de 2019.

Lo que sí es nuevo, es que la intolerancia y el rencor hayan pasado el límite de las diatribas mediáticas para convertirse en un episodio de violencia política sin antecedentes contra un partido de gobierno, en la novena ciudad más importante de la Argentina.

Ahora, queda en evidencia que quienes no consiguen torcer la voluntad popular por medio de las urnas, buscarán amedrentar por todos los medios a quienes queremos una sociedad más justa, solidaria y democrática. El repudio unánime e incondicional hacia estos sectores, es la única salida para su conseguir su aislamiento político y dejarlos en el lugar del que nunca debieron haber salido: una minoría intensa que grita por Twitter.

 

Militancia
A lo largo y ancho del país, la militancia organizó jornadas solidarias para conmemorar el nacimiento de Néstor Kirchner. Durante dos días y en más de 100 puntos, llevamos adelante actividades como ollas populares, reacondicionamiento de plazas, parques y escuelas, puesta en valor de espacios comunitarios, ferias de útiles escolares, clases de apoyo escolar, actividades deportivas y recreativas para niños y adolescentes, jornadas de prevención del dengue, roperos solidarios, compras comunitarias de bolsones de frutas y verduras, entre otras.
Polí­tica
El genocida que reconoció que “su peor momento llegó con los Kirchner” ha sido vengado.