Ciudad de Buenos Aires

Hasta que todo sea como lo soñaste, Emilio

Ayer por la noche falleció nuestro compañero Emilio Fernández. Compartimos las palabras que escribieron sus compañeros y compañeras de la Comuna 8 y del Frente Universitario.

“Se nos fue Emilio, compañero militante de la Comuna 8 y de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Empezó a militar en nuestra organización cuando cursaba la secundaria en el Nacional Buenos Aires. Junto a un grupo de compañerxs de la escuela, en 2013 comenzaron a ir todo los sábados a la Villa 20 de Lugano, para dar apoyo escolar y realizar otras actividades militantes en el barrio.

Así­ fue que Emi llegó y eligió quedarse militando en Villa 20. Asumió la responsabilidad de formación en su Unidad Básica y luego a nivel comunal. Además, después de finalizar el secundario, comenzó a estudiar Economí­a y a militar en esa facultad, haciéndose cargo también del espacio de formación de lxs compañerxs de UBA.

Convencido del rol social de la universidad pública, promovió junto a otrxs compañerxs la articulación con los barrios populares del sur, porque siempre tuvo la convicción de que el conocimiento tiene que estar al servicio del Pueblo.

Si algo caracterizó a Emilio fue su voluntad de discutir e incomodar, planteando cosas que pocxs se animaban a hablar, siempre con la vocación de aportar a la construcción de mejores militantes y personas. De hecho, su frase de cabecera era “vengo a discutir todo”. Y así­ lo hací­a: planteando cada injusticia con la que se encontraba, defendiendo siempre los intereses de lxs más humildes, discutiendo la redistribución de la riqueza, la falta de oportunidades, la centralidad de la cuestiones ambientales, la necesidad de erradicar prácticas machistas de la vida cotidiana, la importancia de revisar siempre nuestra práctica territorial, y hasta la urgencia de discutir el tipo de democracia que debí­amos construir. Nada para Emilio estaba fuera de discusión cuando se trataba de construir un mundo más justo. Pero discutir todo, para él, era también discutirlo con todxs. Siempre aportaba algo que nos sacaba de la comodidad y que nos recordaba que la juventud de Néstor y Cristina llegó para transgredir y cambiarlo todo.

Emi eligió vivir luchando y militando hasta el último dí­a: aún cuando su cuerpo no lo acompañaba, él se las rebuscó para estar.

Proponí­a actividades, encuentros de formación, y discutí­a con cada compañerx sobre su intervención o aporte en la charla de zoom del dí­a, estando siempre en todos los detalles.

Emi eligió vivir esta hermosa vida colectiva, transitando el camino de la solidaridad, el amor y el compromiso con el otrx, y así­ se fue, rodeado de compañerxs a los que marcó para siempre. Gracias por tu militancia, porque ahí­ nos encontramos, ahí­ crecemos y ahí­, sin saberlo, quedamos irremediablemente aferrados a la vida.

Hasta siempre compañero Emilio, vos no aflojaste nunca, nosotrxs no vamos a aflojar, hasta que todo sea como lo soñaste.”

Chaco
Al conmemorarse diez años de la partida física de Néstor Kirchner, La Cámpora en Chaco culminó su ciclo de encuentros virtuales “Néstor es el nombre del Futuro”. Participaron el gobernador Jorge “Coqui” Capitanich, el secretario general de la organización Andrés “Cuervo” Larroque, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, el responsable político en la provincia Maximiliano Mántaras, la diputada nacional Lucila Masín, el secretario de municipios Rodrigo Ocampo y la compañera Amaya Molisano; entre otros y otras.
Portada
A lo largo del tiempo, escuchamos a muchxs compañerxs hablar sobre sus primeros encuentros con Néstor, los actos a los que lo siguieron y su voluntad inquebrantable. Cada uno de esos relatos nos pone la piel de gallina y nos acerca un poco más a ese hombre que supo colarse por las grietas de la historia para construir un país distinto. Las distintas experiencias vividas tienen como denominador común la recuperación de la esperanza a partir de un Flaco que le devolvió al pueblo su herramienta más importante para transformar la realidad: la política llevada a cabo colectivamente. Sin embargo, una generación entera se crió al calor de su gobierno y los de Cristina, y recién acarició la política cuando la Argentina había salido del infierno y los ojos de Néstor se habían cerrado.