Deportes

También hay que dar todo afuera de la cancha

Como era de esperarse, la administración deportiva en el paí­s fue lamentable durante los últimos 4 años. El macrismo no sólo no invirtió en infraestructura deportiva, programas de deporte social o planes de alto rendimiento; sino todo lo contrario, asfixió tarifariamente a los clubes de barrio, desfinanció planes de formación de atletas y dirigentes, intentó gerenciar áreas de gestión sin un proyecto inclusivo y (prohibido olvidar) la degradación polí­tica al área que más personas incluye en todos los ámbitos de la sociedad; sin olvidar el nefasto intento de vender la sede del CENARD (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo).

*Por Helio Perviú

Como en todos los sectores de la sociedad, el proyecto neo-liberal causó estragos de los que nos costará bastante recuperarnos. Pero no debemos perder el foco en lo importante, EL PRESENTE. Cientos de chicos hoy son aquejados por un nuevo mal que les impide tener la contención social y la presencia de valores colectivos, por no poder asistir a sus clubes por esta pandemia.

Ahora bien, ¿Qué hacemos? Básicamente RECONSTRUIR, pero reflexionando al respecto. Los clubes (en todas sus dimensiones) han vuelto a estar en boca de todos y todas, por las acciones solidarias que han llevado adelante. La construcción de centros de contención para personas en situación de calle, organización de ollas populares para barriadas vulnerables, construcción de hospitales de campaña en clubes céntricos y federaciones, etc.

Como si fuese un nuevo ajuste, el COVID puso en jaque nuevamente la subsistencia de estas entidades deportivas; y a nosotros nos ha condicionado las acciones polí­ticas, nuestras posibilidades de organización tradicionales, y con ello también nuestras formas de planificar la militancia.

¿Pero qué pasa si invertimos el orden de los factores? ¿Y si cambiamos de perspectiva? Hoy en dí­a, por ser un centro de referencia popular, los Clubes han vuelto a mutar a lo que originalmente eran, más allá de lo netamente deportivo y anexos. Lo social y solidario de base, ha vuelto a decir presente y esto nos empuja, junto con las acciones tomadas por el Ministerio y la Secretarí­a de Deportes a ponernos “la 10ˮ (o la cinta de capitán), y entender que es hora de hacer algo más que pagar la cuota, o ver una disciplina.

VOLVER A LOS CLUBES ES VOLVER A RECONSTRUIR EL TEJIDO SOCIAL, nuestra función debe ser organizar a la comunidad y esta puede ser la oportunidad histórica que por destino se nos ha abierto para volver a las bases, entender que “DEPORTEˮ no es sólo patear una pelota o aprender reglas de juego.

En esta nueva coyuntura, “DEPORTEˮ será revalorizar esos espacios y resignificarlos desde lo polí­tico, para cumplir el objetivo así­ de volver mejores. Es este el momento donde nos tenemos que poner la camiseta, la del Diego, la de “Luchaˮ Aymar, la de Messi, la de Baninni, la de Alberto, Néstor y Cristina; y entender que si nos salvamos entre todxs, no puede haber “yoˮ en un equipo; y que cuando la cuarentena finalice no abandonar ese punto neurálgico, y seguir profundizando; hasta lograr darle entonces otro argumento polí­tico al “grito de golˮ.

 

*Diputado Provincial.  Responsable de La Cámpora en Mendoza.  Socio Pleno del Club Sportivo Independiente Rivadavia.

Ciudad de Buenos Aires
En el marco del 103° aniversario del nacimiento de Evita, el Frente de Mujeres de la Ciudad de Buenos Aires llevó adelante el relanzamiento de sus Consejerías Populares bajo el lema “Comunidad feminista”. Las Consejerías son una herramienta fundamental de territorialización del feminismo popular a partir del acompañamiento, derivación y difusión de derechos de mujeres y personas del colectivo LGBTI+.
Patria Grande
El Partido de los Trabajadores de Brasil invitó a nuestra organización a participar del acto de lanzamiento de la precandidatura a la presidencia de Luiz Inácio Lula Da Silva, realizado en Sao Paulo este sábado 7 de mayo. Nuestras agrupaciones iniciaron este vínculo de hermandad en los tiempos en que Néstor y Lula enterraron el ALCA.