Polí­tica

Con rebeldí­a

Pareciera que han pasado un millón de años. Pero no, fue hace muy poquito, aquí­ nomás a la vuelta de la historia, hace apenas 17 años. El 27 de abril de 2003 se celebraron las elecciones presidenciales que iban a definir la continuidad o la ruptura con el modelo neoliberal que, con matices, se habí­a instaurado y sostenido desde la última dictadura cí­vico militar.

Por Gabriela Estévez *

Néstor Carlos Kirchner, Gobernador de Santa Cruz, quedó en segundo lugar con el 22% de los votos, más de 4 millones de voluntades. Poco después, a la luz de las encuestas que auguraban un aplastante triunfo del Frente Para la Victoria, su competidor renunciarí­a al ballotage y Néstor se transformarí­a en el nuevo Presidente de una nueva Argentina.

El slogan de la campaña presidencial del FpV era “Argentina, un paí­s en serioˮ. En sus discursos de campaña también se referí­a a un paí­s distinto y a un paí­s normal. Lo cierto es que los dos partidos de masas que se habí­an alternado el poder desde la democracia habí­an traicionado sus principios. Por lo cual, la primera normalidad que habí­a que restablecer era la del peronismo.

Así­ es como a lo largo de la campaña Néstor fue definiendo ese paí­s distinto a la vez que recuperaba la doctrina histórica del movimiento. Priorizar la deuda interna a la deuda externa. Que paguen más los que más tienen. Que se respeten los derechos de los trabajadores y las trabajadoras.

Pero el llamado de Néstor iba mucho más allá. Su campaña presidencial fue un llamado a todos los argentinos y argentinas para no dejarnos atropellar. Fue un llamado a recuperar colectivamente la autoestima, la dignidad y la memoria. Pero sobre todo, fue un llamado a recuperar la rebeldí­a y nuestra capacidad transgresora. Esa rebeldí­a que la dictadura cí­vico militar habí­a aniquilado y la anormalidad neoliberal habí­a disciplinado.

Un paí­s en serio tení­a que tener el coraje suficiente para desprenderse de la tutela del FMI y decirle que no al ALCA. Un paí­s en serio tení­a que tener el coraje para terminar con la impunidad del terrorismo de Estado. Un paí­s en serio tení­a que garantizar los mismos derechos para todas, todos y todes. Un paí­s en serio lo í­bamos a construir con amor, poniendo la otra mejilla.

Y así­ lo hizo. Néstor sacó a la Argentina del infierno y la llevó al purgatorio donde le pasó la posta a su compañera de vida y de militancia.

A Néstor lo extrañamos todos los dí­as. A Néstor lo honramos militando todos los dí­as, con rebeldí­a.

 

*Diputada Nacional por Córdoba del Frente de Todxs

Buenos Aires
Las paredes bonaerenses amanecieron pintadas con los nombres de los dos primeros precandidatos a diputado y diputada nacional por el distrito: Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. Horas más tarde, en Escobar, la lista de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires fue lanzada oficialmente por el presidente y la vice, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y quien preside la Cámara Baja, Sergio Tomás Massa.
Polí­tica
La Justicia confirmó lo que ya sabíamos: el Programa Qunita no tuvo sobreprecios ni hubo un direccionamiento en su licitación, los elementos del kit eran seguros y, lo más importante, evitaba la muerte de las y los bebés más humildes de nuestra Patria, garantizando un comienzo de vida equitativo. El perjuicio fue hacia las miles de familias que durante estos años estuvieron privadas de recibirlo por decisión del macrismo y del conglomerado mediático judicial cómplice.