Economí­a

Con Macri cerraron 24.500 empresas

El gobierno de Mauricio Macri, caracterizado por la destrucción del empleo formal y de la industria nacional, terminó con un 4,3 por ciento menos de contribuyentes con empleados a cargo que cuando asumió; ya sea por el despido de todos sus trabajadores y el cierre de la empresa, porque estos dejaron de estar registrados o porque continuaron en funciones sin personal dependiente; según reveló un informe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Este porcentaje representa 500 bajas de empleadores por mes, en forma persistente y sostenida, durante los cuatro años de gestión macrista. Cabe destacar que las empresas con hasta 10 trabajadores o trabajadoras registradas explican el 91% del total de empresas afectadas por la crisis económica producto de las polí­ticas aplicadas por el expresidente.

El sector de bienes es el que más perdió empleadores, con una baja del 6,2%. En tanto el sector productor de servicios sufrió una reducción de 3,6%, considerando el perí­odo completo de Cambiemos a cargo del gobierno nacional.

El 2019 fue el año donde más se intensificó este proceso: cerraron casi mil empresas por mes, llegando a la baja de 11.700 empleadores, dando un promedio de 45 bajas por dí­a hábil, de las cuales 40 son micro o pequeñas empresas.

La provincia más afectada fue la de Buenos Aires, donde desaparecieron 4100 empleadores aportantes a la Seguridad Social en el último año, seguida por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con 1900 patronales contribuyentes menos y por la provincia de Santa Fe, que vio caer en 1100 el número de empleadores. Sumando los tres distritos, se llega a la cifra de 7.100 bajas de los 11.700 del total paí­s que informa la AFIP para el año que pasó.    

Si se suman los cuatro años de gestión macrista, la provincia de Buenos Aires lamenta la pérdida de 8900 empleadores, la Ciudad Autónoma, de 4100 y Santa Fe, de 2700; sumando entre los tres distritos 15.700 fuentes dadoras de empleo formal menos.

El neoliberalismo repitió una vez más su receta de apertura indiscriminada de importaciones, destrucción del poder adquisitivo del salario y precarización laboral, lo cual derivó en el aumento de la pobreza y la baja del consumo. De este modo, los empresarios nacionales vieron imposibilitada la colocación de sus productos y servicios en el mercado local.

Es por esto que el gobierno de Alberto y Cristina, en pos de aliviar la situación de las tan castigadas PyMEs, congeló las tarifas de electricidad y gas por 180 dí­as y frenó un aumento previsto para la nafta. A su vez, se comenzó una progresiva reducción a las tasas de interés para que las pequeñas y medianas empresas tengan crédito y financiamiento accesible; al tiempo que se otorgó una moratoria para aquellas que acumularon deudas impositivas y de seguridad social.

Se torna imprescindible continuar en la senda de la protección de la industria nacional, promoviendo la generación de empleo registrado de calidad, para así­ recuperar el cí­rculo virtuoso de la economí­a y que nuevamente haya en nuestra Patria crecimiento con inclusión social.

Chaco
Al conmemorarse diez años de la partida física de Néstor Kirchner, La Cámpora en Chaco culminó su ciclo de encuentros virtuales “Néstor es el nombre del Futuro”. Participaron el gobernador Jorge “Coqui” Capitanich, el secretario general de la organización Andrés “Cuervo” Larroque, la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, el responsable político en la provincia Maximiliano Mántaras, la diputada nacional Lucila Masín, el secretario de municipios Rodrigo Ocampo y la compañera Amaya Molisano; entre otros y otras.
Portada
A lo largo del tiempo, escuchamos a muchxs compañerxs hablar sobre sus primeros encuentros con Néstor, los actos a los que lo siguieron y su voluntad inquebrantable. Cada uno de esos relatos nos pone la piel de gallina y nos acerca un poco más a ese hombre que supo colarse por las grietas de la historia para construir un país distinto. Las distintas experiencias vividas tienen como denominador común la recuperación de la esperanza a partir de un Flaco que le devolvió al pueblo su herramienta más importante para transformar la realidad: la política llevada a cabo colectivamente. Sin embargo, una generación entera se crió al calor de su gobierno y los de Cristina, y recién acarició la política cuando la Argentina había salido del infierno y los ojos de Néstor se habían cerrado.