Chaco

El Frente Chaqueño se impuso por amplia diferencia en las elecciones provinciales en Chaco 

El pasado domingo 13 de octubre se llevaron a cabo los comicios provinciales en Chaco, donde el Frente Chaqueño encabezado por Jorge Capitanich obtuvo casi el 50 por ciento de los votos, frente al 31,3 por ciento de Chaco Somos Todos, el brazo macrista en la provincia. 

Es así que el ya dos veces gobernador y actual intendente de Resistencia se impuso por más del 49 por ciento y una amplia diferencia de 18 puntos sobre el candidato local del oficialismo nacional, el radical Carim Peche.

En este sentido, Capitanich cumplirá su tercer mandato al frente de la provincia, esta vez junto a su compañera de fórmula y actualmente diputada nacional, Analía Rach Quiroga,  quien será la primera vicegobernadora de la historia del Chaco.
Además de gobernador y vice, los comicios tuvieron como resultado la elección de 16 diputados provinciales y 60 intendentes con sus respectivos cuerpos de concejales. El batacazo se dio en algunas intendencias históricamente radicales como las de las localidades de General Pinedo y Barranqueras.

En la primera y luego de una dura contienda, el joven militante de La Cámpora, Franco Ciucci, logró derrotar a Juan Antonio Reschini, quien estuvo al frente del municipio durante 24 años, consiguiendo 4 de las 7 bancas a concejales, una de las cuales será ocupada por Nahuel Gallovich.

La misma situación se vivió en la ciudad portuaria de Barranqueras, donde otra compañera joven, Magda Ayala, se impuso luego de 16 años de gestiones radicales, acompañada por Anabela Galibert en el Concejo Municipal.

En la localidad de Juan José Castelli, también la joven militante Belén Cejas fue elegida como edil para los próximos cuatro años de gestión municipal.

Ciudad de Buenos Aires
Compañeros y compañeras de las villas de la Ciudad de Buenos Aires discutieron sobre el rol de la militancia de cara a lo que viene.
Economía
El diputado nacional Máximo Kirchner dio cierre al IV Congreso de Economía Política para la Argentina que se desarrolló en la Universidad Nacional de Hurlingham, donde repudió el golpe en Bolivia al subrayar: “Un golpe de Estado es un golpe de Estado y debe ser condenado por cualquiera que quiera gobernar a los argentinos y argentinas”.