Universidad

El Progresar es un derecho, no un negocio electoral

Tras la devaluación producida el lunes que ya supera el 30 por ciento, el presidente Mauricio Macri y más tarde el ministro de educación Alejandro Finocchiaro, anunciaron un aumento del 40 por ciento de las becas PROGRESAR.

Este aumento no permite, siquiera, recuperar la pérdida de poder adquisitivo que sufrió la Beca con la inflación del 2018 del 47% y mucho menos la del 2019 que aún las mediciones más generosas con el gobierno estiman en un 50%.

Los anuncios de Macri tienen un carácter marcadamente electoralista, y no logran revertir el proceso de deterioro que el programa PROGRESAR ha sufrido durante su Gobierno.

Tampoco revierte la situación de exclusión sufrida después de los cambios en las condiciones de ingreso de la beca, que redujeron de 1.000.000 a 560.000 la cantidad de estudiantes que perciben este derecho y con los criterios absolutamente restrictivos y meritocráticos que impuso el gobierno para acceder al mismo.

Este anuncio lo hace el mismo gobierno que congeló el monto de la beca mediante la Resolución N°7/2019 del Ministerio de Educación y que retrasó por meses la asignación de la misma a estudiantes que cumplian los requisitos para percibir dicho programa, que redujo el salario de lxs trabajadorxs de la educación universitaria, que ajustó el presupuesto destinado al funcionamiento de las universidades y que eliminó las partidas destinadas a edificar nueva infraestructura para mejorar nuestras condiciones de estudio.

Lxs estudiantes no nos dejamos sobornar. No necesitamos falsos mensajes de “escucha” de parte de un gobierno que no ha hecho más que ajustar y reprimir. Necesitamos que se cumpla con nuestros derechos, que deje de destruirse el presupuesto universitario y los organismos de ciencia y tecnología, necesitamos una universidad pública que sea respetada y territorio de esperanza para todxs.

Política
La Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a la Ley de Emergencia Alimentaria con 222 votos a favor y ninguno en contra. En un país que produce alimentos para 400 millones de personas, resulta inadmisible que haya personas con malnutrición.
Ciudad de Buenos Aires
El martes 10 de septiembre se realizó en la Legislatura porteña la Audiencia Pública sobre la ley sancionada en primera lectura que dispone que la populosa Villa 1.11.14 del Bajo Flores pase a llamarse “Barrio Padre Rodolfo Ricciardelli”, en homenaje al cura tercermundista y peronista que dedicó toda su vida a predicar la dimensión social y política del evangelio y defender los derechos e intereses de los más humildes.