Santiago del Estero

Abrió con Cristina, se achica con Macri

La fábrica Viluco en Frías, Santiago del Estero, presentó un Procedimiento Preventivo de Crisis y anunció el despido de 117 de sus 200 trabajadores. La planta fue inaugurada por Cristina Kirchner en 2009.

La crisis socioeconómica desencadenada por el gobierno de Mauricio Macri, sigue impactando de lleno en el sector industrial. La empresa de capitales tucumanos Viluco, perteneciente al Grupo Lucci, informó que a partir de la baja rentabilidad continuará sólo con la producción de biodiesel, pero no así con la de alimentos balanceados ni con el procesamiento de soja.

De este modo, sus representantes informaron que tenían la determinación de dejar en la calle a 117 obreras y obreros, pretendiendo pagarles sólo el 50% de las indemnizaciones y en cuotas.

Desde el Sindicato de Trabajadores Aceiteros en Santiago, advirtieron que se inició un plan de lucha para oponerse a la definición. El sábado, la comunidad de Frías salió a la calle en defensa de los puestos de trabajo, bajo la consigna “No son 117 obreros. Somos todo un pueblo. Basta de despidos”.

Cabe destacar que el negocio principal de la empresa no es la exportación de biodiesel, sino la comercialización en el mercado interno para el corte con el gasoil. El año pasado, la Secretaría de Energía les redujo el cupo de provisión de biodiesel, medida que fue frenada mediante un amparo, a partir del reclamo presentado por la firma en la Justicia. Desde la conducción de la empresa, advierten que si esa medida judicial no se extiende en el tiempo, sería inminente el cierre definitivo de la fábrica.

La planta fue inaugurada el 16 de diciembre de 2009 por la ex presidenta Cristina Kirchner quien remarcó que “Nadie invierte 90 millones de dólares si no creyera en la Argentina. Ustedes, frienses, forman parte de la Argentina no televisada. Son las cosas que muestran que hay un país en marcha. Eran impensables hace 6 años atrás estas cosas en Santiago del Estero”.

Del mismo modo, sostuvo que esa inauguración era una muestra más de “La esperanza y la confianza que hay en la posibilidad de desarrollo en nuestro país”. Para culminar subrayando: “Esta es la Argentina que vale, que se levanta todos los días a trabajar, que no será televisada pero existe y es la mayoría”.

Lejos queda esta acción de gobierno cuando recientemente el INDEC informó que la actividad industrial mostró un derrumbe del 8,5% interanual. En lo específico del sector, el panorama es aún más oscuro. “La elaboración de otros productos químicos evidencia disminuciones de 14,8% en febrero de 2019 y de 27,5% en el primer bimestre del corriente año, respecto a los mismos períodos de 2018, principalmente por la menor producción de biodiésel”, indicaron desde el organismo oficial.

Viluta es la clara muestra de dos modelos antagónicos. De un lado, destrucción de la industria nacional, redistribución negativa del ingreso, endeudamiento, bicicleta financiera, aniquilamiento del empleo formal. Del otro, un modelo de crecimiento con inclusión social, de desarrollo de la industria, la ciencia y la tecnología. En suma, un modelo de soberanía política, independencia económica y justicia social. Hay otro camino.

Portada
Yendo a su eslogan de institución podemos decir que Cambiemos se ha enfocado en hacer creer que su base es que el compromiso del Estado debe ser fuerte y que proporcione las bases seguras sobre las que crezcan los negocios, el comercio y la vida familiar. Pero que a su vez restringe el ámbito de acción del Estado.
Buenos Aires
Cambiemos nos tiene acostumbradxs a estos montajes en torno a supuestas relaciones cotidianas con lxs argentinos y argentinas entre cámaras y dádivas caritativas, migajas que son respuestas individuales a problemáticas estructurales.