Ciudad de Buenos Aires

Larreta y un modelo de ciudad para pocxs

Por Paula Penacca*

Los datos provienen de la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires. Hasta el blindaje mediático, que protege la pésima gestión del socio de Mauricio Macri en la Ciudad, no puede evitar replicar estos números tan contundentes. La única verdad es la realidad y quienes vivimos en Buenos Aires no podemos desentendernos de la cada vez mayor cantidad de porteñxs en extrema vulnerabilidad económica y social.

¿Cómo llegamos a esta situación?

El 2018 cerró con un 47,6% de inflación, los ajustes y tarifazos a la orden del día, la caída del salario real y la crisis económica que atraviesa nuestro país golpearon durante todo el año a lxs porteñxs. El bolsillo de lxs ciudadanxs para 2019 nuevamente se verá afectado. Tan solo en la primera quincena de enero los alimentos aumentaron un 1,9 por ciento. El boleto de subte aumentó a $15,50 y el gobierno promete nuevos aumentos en la tarifas. Si le sumamos a esto el cierre de comercios y fabricas el panorama planteado es aun más desolador.

¿Se trata esto de una política deliberada por parte del PRO?

Desde hace varios años vemos como el modelo de Ciudad que lleva adelante el PRO es expulsivo. Nadie puede pensar que el cierre de escuelas, la nula inversión en salud pública, la especulación inmobiliaria desmedida, el aumento de impuestos y una canasta básica por las nubes puede ser parte de un plan para volver a Buenos Aires una ciudad inclusiva. Por el contrario pareciera que el modelo que se pretende instaurar desde el oficialismo es el de una Ciudad para ricxs cada vez más ricxs y quien no cuadre en estos parámetros de modernidad, estética y poder adquisitivo elevado no califica para que vaya a estar bueno Buenos Aires.

¿Cuál es nuestra tarea como militantes del campo nacional y popular?

Nuestra concepción de Ciudad dista años luz de las intenciones de Larreta. Es claro que los problemas económicos son a nivel nacional, pero la Ciudad de Buenos Aires no puede continuar por el camino al que la lleva el PRO desde hace ya más de una década. La historia de nuestra ciudad de cara al puerto, con los brazos abiertos a todxs lxs que quieran habitarla no puede quedar sepultada bajo la gentifricación. Es necesario resaltar una y mil veces que no solo somos la Avenida Corrientes y las plazas coquetas de zona norte. También somos los barrios del sur que se abren camino frente a la adversidad diaria. Somos lxs docentes de las escuelas públicas que reciben a nuestrxs niñxs en situaciones cada vez más precarias. Somos lxs médicxs y enfermerxs de los hospitales públicos que están saturados y con pocos suministros. Somos lxs trabajadorxs que día a día debemos ingeniarnos para poder llegar a fin de mes porque nos aumenta todo. Somos parte de la Argentina solidaria que no quiere persecución contra lxs migrantes que venden en la vía pública, ni contra lxs artistas callejeros. Somos lxs que queremos una Ciudad de Buenos Aires para todxs y es nuestro deber desenmascarar que lo que es para algunxs, otro día será para pocxs y más temprano que tarde será solo para un puñado de poderosxs. El Pro nos quiere despojar de todo eso que somos y es nuestra tarea acompañar a lxs vecinxs para contarles que hay otro camino.

*Legisladora porteña.

Derechos Humanos
El 14 de junio de 2005 la Corte Suprema de Justicia declaró la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida. Se vivía un nuevo tiempo en el que la pelea, al principio solitaria, de los organismos de derechos humanos en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia se transformaba en políticas de Estado.
Formosa
Una de las fortalezas del peronismo como movimiento, es que ante los escenarios más adversos ha sabido demostrar lo mejor de sí. Y es efectivamente lo que está sucediendo en todo el país; la unidad del peronismo.