Comunicado de La Cámpora

Empleados despedidos en el Concejo Deliberante de San Isidro

Previas amenazas del Presidente del Honorable Concejo Deliberante de San Isidro, Andrés Rolón y otros concejales afines al gobierno de CAMBIEMOS, se han dado de baja contratos legislativos de los concejales opositores que no han cedido a las presiones.

Hace unas semanas, se informó a los concejales que por decreto se darían de baja los contratos de los asesores.

Las trabajadoras y trabajadores despedidos no fueron notificados de la medida en forma eficiente, trabajando todo el mes en la incertidumbre que culminó el jueves pasado, cuando cobraron solo 7 días del mes de junio.

En repudio, los asesores se manifestaron en el Honorable Concejo Deliberante, permaneciendo por más de 5 días en el mismo, logrando ser reincorporados con retroactivo al 7 de junio.

El gobierno de Cambiemos, comandado por el Intendente Gustavo Posse y su delfín Andrés Rolón, apostó al desgaste y a quebrar voluntades, con las fuerzas policiales dentro de la Casa del Pueblo, restringiendo entrada y salida, privando por momentos a quienes pacíficamente ocupaban el recinto, de su libertad.

Los trabajadores y trabajadoras fueron acompañados siempre por vecinos y militantes de San Isidro y de distritos vecinos que no dudaron en participar y unirse a esta lucha: se realizaron charlas, actividades culturales, comidas y hasta se transmitió el partido de la Selección Argentina.

Luchando, motivados por nuestras convicciones, demostramos que el poder es del pueblo!

Argentina
El Cordobazo como protesta colectiva fue abordado por múltiples enfoques históricos y sociológicos. Este hito de mayo del 1969 se tornó tan transcendente  que se negó a morir y pasó de generación en generación dentro de la memoria colectiva de Córdoba y de todo el país. ¿Por qué sigue vigente? En un mundo de inmediatez  y olvido, ¿Por qué se sigue hablando del Cordobazo y se lo conmemora como una batalla a la medida de las épicas luchas por la independencia?
Política
Se cumple un año del primer escenario que compartieron Alberto y Cristina luego del anuncio de la fórmula presidencial. El laberinto a atravesar se hizo más largo y sinuoso de lo ya previsto. La unidad cultivada se tornó imprescindible.