Patria Grande

A 9 años del golpe en Honduras

Hace 9 años unos 200 militares encapuchados ingresaron por la fuerza en la residencia presidencial y secuestraron al Presidente Manuel Zelaya, quien se encontraba durmiendo. Quien fuera trasladado a la base Hernán Acosta Mejía de la Fuerza Aérea al sur de Tegucigalpa y luego deportado a Costa Rica.

Se lo acusaba de violar la Constitución por organizar una consulta no vinculante sobre un futuro cambio en la Constitución, o sea, por intentar escuchar la voz del pueblo. Curiosamente, la misma deportación a la que fue sometido también estaba prohibida por la Constitución.

La excusa del golpe de Estado fue que Zelaya buscaba perpetuarse en el poder al querer quitar de la Constitución la prohibición de reelección presidencial. Sin embargo, ni el ejército, ni la Corte Suprema, ni el Congreso se opusieron al levantamiento de esa misma prohibición en 2016, cuando la hizo un presidente de derecha, Juan Orlando Hernández, quién fue recientemente reelecto.

Con el tiempo, las verdaderas razones del golpe de Estado serían más evidentes. Honduras había ingresado al ALBA, participaba de Petrocaribe, se había desendeudado frente al BID y comenzaba a mejorar económicamente con una matriz más distributiva. En definitiva, era un mal ejemplo para una región dominada por la derecha y demasiado cercana a los EEUU.

Este golpe de Estado fue en principio rechazado por el MERCOSUR, la UNASUR, el SICA, la OEA y hasta la UE, debido a la interrupción en el sistema democrático. Con el tiempo, manejado por el gobierno golpista, se volvió a realizar elecciones. Sirvió de ejemplo a los otro golpes que vendrían después, ya sin militares pero igualmente antidemocráticos, en Paraguay en 2012 y en Brasil en 2016.

El golpe no transcurrió sin sangre. La represión a las protestas populares por la expulsión del presidente se llevaron varios muertos y decenas de heridos en los primeros días.

A 9 años del golpe de Estado contra el legítimo gobierno de Manuel Zelaya en Honduras, seguimos condenando todo intento de interrupción del proceso democrático y de silenciamiento de la voluntad popular.

Portada
Yendo a su eslogan de institución podemos decir que Cambiemos se ha enfocado en hacer creer que su base es que el compromiso del Estado debe ser fuerte y que proporcione las bases seguras sobre las que crezcan los negocios, el comercio y la vida familiar. Pero que a su vez restringe el ámbito de acción del Estado.
Buenos Aires
Cambiemos nos tiene acostumbradxs a estos montajes en torno a supuestas relaciones cotidianas con lxs argentinos y argentinas entre cámaras y dádivas caritativas, migajas que son respuestas individuales a problemáticas estructurales.