Secundarios

El mejor lugar para los jóvenes es la polí­tica

Se cumplen cinco años de la sanción del Voto Jóven, una ley que los debates que generó dio lugar a la reproducción de una serie de exabruptos, desde que nos iban a dar droga por elegir a candidatxs hasta que í­bamos a votar lo que nos dijeran nuestras familias, o la tristemente célebre premisa de que no estábamos capacitadxs para sufragar.

La falta de imaginación ante la negativa de una ampliación de derechos a nuevos sectores no nos sorprendió: fue una más de las tantas a las que nos tuvieron acostumbradxs quienes hoy gobiernan el paí­s. Con lógicas y argumentos similares a los que escuchábamos en 1951, cuando los conservadores se oponí­an al voto femenino.

Así­ y todo, a cinco años de aquella jornada histórica, nos encontramos discutiendo el ajuste en la educación pública, la persecución polí­tica dentro de los establecimientos educativos, la violencia institucional por parte de las fuerzas de seguridad hacia lxs jóvenes, el fin del Conectar Igualdad, el Plan Fines, el Progresar, la desaparición de la paritaria nacional docente y el recorte al presupuesto en educación.

Los constantes atropellos a los derechos individuales y colectivos que sufrimos como juventud intentan dejar atrás aquella supuesta “fiestaˮ de la que supimos ser parte, y de la que el gobierno ha decidido sacar al pueblo a fuerza de represión y polí­ticas de Estado, para que se queden lxs mismxs que miraron siempre con la nuca a la gente.

Lucharemos para impedir que la juventud de nuestro paí­s padezca lo que sufrieron otras generaciones; que se nos arrastre nuevamente hacia un paí­s sin pluralidad de voces, con una inexistente adquisición de derechos -sociales, ciudadanos, laborales, educativos, etc.- por parte de la mayorí­a, y una serie de beneficios innegables obtenidos por unos pocos. No permitiremos la destrucción de un Estado que hemos logrado construir en conjunto, tanto la juventud como las precedentes generaciones.

Como generación que creció al calor de las conquistas del kirchnerismo, no podemos permitir que bajen nuestro piso de derechos. Tampoco que nos hagan creer que el ajuste que sufre nuestro pueblo todo los dí­as es por culpa de lxs trabajadores y lxs jóvenes. Vamos a seguir trabajando, todos los dí­as, para que en la Argentina vuelvan a caber nuestros sueños y proyectos de vida. No vamos a permitir que diezmen otra generación.

Si al presidente Mauricio Macri y a todo su gabinete de CEOS realmente le importara el futuro de este paí­s, recomendamos que dejen de fugar plata a paraí­sos fiscales y la inviertan en nuestro paí­s, que dejen de mandarnos a las fuerzas de seguridad a requisarnos por portación de cara, que realmente construyan los 3.000 jardines de infantes que prometieron, que inviertan en educación, ciencia y tecnologí­a en vez de recortar el presupuesto del CONICET, que le cobre retenciones a las mineras y al agro en vez de aumentar los servicios en los clubes de barrio, que deje de detener a jóvenes que publican canciones contra el gobierno y entienda de una vez y para siempre que el pueblo necesita que deje de ser blanco con los poderosos y duro con los débiles.

No olvidamos: el mejor lugar para lxs jóvenes es la polí­tica.

Ciudad de Buenos Aires
Te fuiste el mismo día que Hebe, seguro agarrada de su mano. Compañera imprescindible, de la escucha atenta y amorosa. De las que ponían el cuerpo en cada consejería, olla, jornada solidaria y movilización. De convicción fuerte: no hay justicia social sin amor, no hay amor si no hay deseo.