Editorial

Ni un paso atrás

En otra muestra de obsceno triunfalismo, la aristocracia vuelve a brindar con champán antes de tiempo. La soberbia y el resentimiento de los que conducen los hilos del poder económico concentrado vuelven a repetir lo mismo que hace cuatro años, cuando con Néstor salimos segundos en las elecciones legislativas de la provincia de Buenos Aires. El que habí­a salido primero, en un santiamén, pasó de ser la esperanza blanca de Magnetto a ser apretado para bajar su lista que salió cuarta en estas primarias.

“Post kirchnerismo”, nuevamente, es la palabra de moda en sus canales de tv. Ante un resultado parecido al de ayer, con la importancia polí­tica de que sea Néstor el candidato, en el 2009 leí­amos las mismas editoriales y titulares que hoy. Y en dos años ese “post” se transformó en pánico ante la posibilidad de que el pueblo vote a Cristina “eternamente”.

A dos años de las próximas elecciones presidenciales, en lo único que piensan los representantes del establishment es en cómo aprovechar que Cristina no les ganará nuevamente sólo porque no puede presentarse sin dejar pasar un perí­odo en el medio.

Mientras tanto, nosotros insistimos en seguir haciendo. Seguiremos militando para que en octubre sumemos más diputados y senadores que trabajen por la ampliación de derechos y conquistas sociales. Seguiremos profundizando la transformación del paí­s hasta alcanzar una patria igualitaria, con las mismas oportunidades para todos, sin privilegios ni poderosos ocultos.

Si algo sabe el movimiento polí­tico iniciado el 25 de mayo de 2003 con Néstor y conducido ahora por Cristina es escuchar al pueblo e interpretar su voto para realizar las correcciones necesarias a la hora de defender aún mejor los intereses nacionales y de los que menos tienen.

En octubre demostraremos que somos la primera fuerza nacional que desde hace 10 años viene transformando profundamente la Argentina. Y después de octubre también. Porque el kirchnerismo no es el nombre de uno, dos o tres mandatos sino la identidad que tomó desde el 2003 la histórica lucha del pueblo argentino para gobernarse a sí­ mismo soberanamente y con justicia social.nestor-y-cristina

Ambiente
La flexibilización ambiental atenta contra la justicia social: la sufren los sectores más vulnerados y desprotegidos con precarización laboral, con malas condiciones de hábitat, sin acceso a bienes imprescindibles, con condiciones insalubres de vida.