Frente de Mujeres

La Reforma Judicial Feminista es urgente

Desde el Frente de Mujeres de La Cámpora manifestamos nuestro completo apoyo al compañero Wado de Pedro, en relación a sus recientes declaraciones sobre la justicia patriarcal argentina.

Hoy más que nunca el reclamo de una reforma judicial en clave feminista tiene un apoyo unánime en las calles, en las universidades, en los sindicatos y en gran parte de las organizaciones sociales y políticas.

No quedan dudas de que esta reforma se vuelve estrictamente necesaria y urgente, que el Poder Judicial -como parte del Estado Nacional- debe reformar sus estructuras de forma urgente y con perspectiva de género, así como capacitarse, garantizar una escucha activa y empática, sin revictimizar, adoptando medidas efectivas que garanticen un serio y efectivo seguimiento de los casos.

Desde el Frente de Mujeres de La Cámpora acompañamos y militamos fervientemente para la necesaria y urgente reforma judicial, que es hoy una demanda a lo largo y ancho del país.

Dudar o mantenerse indiferente ante esta situación implica ser cómplice y responsable de estas estructuras arcaicas que generan víctimas a diario.

Que nuestro compañero Wado, hoy desde su responsabilidad como ministro nacional, pero también y antes que nada como militante, lo lleve como bandera y le ponga el cuerpo a esta necesidad, nos llena de orgullo y esperanza.

Ojalá todos los partidos políticos, más aún los que dicen proclamar la lucha feminista, acompañen esta batalla, que no es más que seguir gritando ni una menos entre todos y todas.

 

Militancia
La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se presentó en Avellaneda en la inauguración del Polideportivo Municipal “Diego Armando Maradona”, en Villa Corina. Invitada por el intendente Jorge Ferraresi y acompañada por el gobernador Axel Kicillof, Cristina habló frente a miles de compañeros y compañeras que la esperaban dentro y fuera del predio.
Ciudad de Buenos Aires
Te fuiste el mismo día que Hebe, seguro agarrada de su mano. Compañera imprescindible, de la escucha atenta y amorosa. De las que ponían el cuerpo en cada consejería, olla, jornada solidaria y movilización. De convicción fuerte: no hay justicia social sin amor, no hay amor si no hay deseo.