Buenos Aires

Antivacunas y macartistas

En el marco de la exitosa campaña de vacunación que ha iniciado el gobierno de la provincia de Buenos Aires, tenemos que lamentar el accionar de quienes impulsan en medios provinciales y nacionales una serie de noticias falsas, sumándose a quienes pretenden boicotear esta etapa trascendental de la lucha contra la pandemia del coronavirus.

Desde el fin de semana asistimos a un desfile mediático de dirigentes políticos “denunciando” -primero en medios locales, luego regionales y ahora nacionales- supuestas irregularidades en el plan de vacunación, al tiempo que aclaran que “es legal que hayan recibido la vacuna” personas a las que se señala como “militantes”.

A pesar de la inexistencia de irregularidades concretas y la ausencia de denuncias formales en los ámbitos correspondientes, creemos que debemos tomarnos el tiempo de explicarle a toda la comunidad que no se vacunó a ninguna persona por su condición de militante. Se vacunó personal esencial de salud que además tiene actividad política, como la tienen directores de hospitales y secretarios de salud de distintos municipios, oficialistas y opositores, no en su condición de funcionarios militantes sino como personal esencial, porque es lo que corresponde.

En momentos en el que todas y todos trabajamos día a día para cambiar el curso de esta pesadilla que ataca al mundo entero, y lograr poner a la Argentina de pie, nos apena que dirigentes que tiene la responsabilidad de conducir este desafío dediquen parte de su tiempo a fomentar el macartismo mediante operaciones políticas en contra de quienes trabajan para enfrentar a la pandemia.

Apelamos también a que aquellos medios de comunicación que por cuestiones de línea editorial han decidido no informar sobre el avance del plan de vacunación bonaerense, al menos no difundan información errónea y maliciosa, ni contribuyan a generar divisiones entre la población u odios contra determinados sectores políticos.

Derechos Humanos
El TOF 4 de San Martín condenó a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad a los genocidas Eduardo Eleuterio Ascheri, Jorge Eligio Bano, Marcelo Cinto Courtaux, Roberto Dambrosi y Luis Ángel Firpo por su responsabilidad en la detención y desaparición de miembros de la Contraofensiva Montonera. Las fotos de las víctimas y los pañuelos enmarcaron este fallo histórico, tanto en la sala como en las pantallas de los familiares que siguieron la sentencia de forma remota.