Secundaries

Ven, seremos como Néstor

A lo largo del tiempo, escuchamos a muchxs compañerxs hablar sobre sus primeros encuentros con Néstor, los actos a los que lo siguieron y su voluntad inquebrantable. Cada uno de esos relatos nos pone la piel de gallina y nos acerca un poco más a ese hombre que supo colarse por las grietas de la historia para construir un país distinto. Las distintas experiencias vividas tienen como denominador común la recuperación de la esperanza a partir de un Flaco que le devolvió al pueblo su herramienta más importante para transformar la realidad: la política llevada a cabo colectivamente. Sin embargo, una generación entera se crió al calor de su gobierno y los de Cristina, y recién acarició la política cuando la Argentina había salido del infierno y los ojos de Néstor se habían cerrado.

Nuestro país se transformó plenamente durante los doce años y medio de gobiernos populares. Entre aquel discurso de asunción en el que por primera vez en la historia un presidente asumía después de perder una elección y aquella plaza llena con la que una presidenta dejaba la Casa Rosada, la vida de millones de argentinxs cambió de manera notable. Se dio vuelta una historia cargada de frustraciones, se avanzó en conquistar derechos como nunca antes y se invitó a la juventud a volver a participar en la política después de décadas de escepticismo. En medio de esa vorágine, miles de pibes y pibas nacimos a principios del milenio e incluso teniendo a Néstor como presidente, y nos tocó sumarnos a militar a fines del último gobierno de Cristina, durante el de Macri o también después del 10 de diciembre del año pasado.

Empezamos a escuchar hablar sobre Néstor de distintas maneras: algunxs de más chicxs por haber crecido en una familia con militantes, otrxs por las lágrimas de nuestrxs viejxs en ese 27 de octubre del 2010 y otrxs simplemente lo vimos hecho tatuajes, remeras y bombos. Y como en esa Argentina transformada la política había cambiado de significado como tantas otras cosas, esos primeros acercamientos individuales derivaron en organización colectiva para seguir sembrando la semilla que brotó en nuestros corazones. Con la convicción irrevocable de cuidar a Cristina y construir poder popular, empezamos a escuchar sus discursos y lo que decían sus compañerxs de él; entonamos su nombre en canciones y se lo pusimos a muchos de nuestros espacios de militancia. Lo recordamos por haber hecho caminos, por haber marcado un rumbo.

Quizá no hayamos tenido la oportunidad de escucharlo hablar en un acto o de palmearle la espalda en medio de una movilización. Pero tampoco tenemos la menor duda de que un mandato histórico nos atraviesa y tenemos la responsabilidad de cumplirlo cada día: ser como Néstor. Que su coraje nos infle el pecho frente a la adversidad, que sus convicciones no se nos marchiten con el correr de los años, que su sensibilidad nos haga profundamente humanxs e intolerantes frente a las injusticias.

Es el mandato de levantarnos después de cada caída, de pensar a largo plazo, de despojarnos de individualidades para poner al conjunto por encima de todo. Es la necesidad de seguir organizando en cada barrio y escuela, de dar las discusiones sin enojarnos, de construir desde el amor. Es la decisión de jugárnosla por lo que creemos, de poner el corazón a disposición de lxs de al lado, de soñar con una Patria distinta y una América Latina liberada.

Somos el legado de Néstor y venceremos al tiempo imitando su ejemplo.

La Cámpora Secundarios

 

 

 

Argentina
El jefe de bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, cerró el debate donde se aprobó la transferencia de facultades y funciones de seguridad en materias no federales ejercidas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y remarcó: “Han esquilmado constantemente a los argentinos para sostener un proyecto político y tienen que hacerse cargo que fracasaron a nivel nacional”.
Frente de Mujeres
Pocas horas han pasado desde aquel momento en el que el reloj se detuvo en Argentina y el mundo. De aquella tarde en que se hizo un silencio y esperamos que alguien desmienta esa triste noticia, que sea otra fake news de quienes siempre atentan contra lo popular.