Buenos Aires

Miguel Bru, a 27 años de su secuestro y desaparición

Los ojos de Miguel nos siguen interpelando, como siempre nos interpelan las caras de los 30 mil que llevamos en las banderas y apretados en el corazón.

Por Florencia Saintout*

A Miguel lo torturaron y lo desaparecieron en 1993, en democracia. Y desde ese momento, Rosa, su mamá, comenzó la lucha. En el camino de las Madres y Abuelas. Sin pedir venganza, por Memoria, Verdad y Justicia.

Conocí­ a Miguel una tarde del año 89ˮ™, en el viejo edificio de la escuela de Periodismo de La Plata. Un edificio que hoy lleva su nombre. Miguel tení­a un perro con un pañuelo, una banda de rock en un garaje y un profundo sentido de la justicia.

Por aquellos años, quienes creí­amos en la posibilidad de construir un paí­s más justo tení­amos la continua sensación de que eso ya no era posible, que era una utopí­a. Pero no una utopí­a por delante, de aquellas que como decí­a Eduardo Galeano nos permiten avanzar, sino una pasada, lejos en el tiempo.

A pesar de eso, a Miguel era común verlo comprometerse con las causas que creí­a justas, con la convicción de que habí­a que estar, pero no solo. Siempre supo que el modo de transformar las cosas era formando parte de un colectivo más grande.

A Miguel Bru lo secuestraron de una casa que cuidaba camino a Magdalena. Lo ingresaron en la Comisarí­a Novena de la ciudad de La Plata en donde, según los testigos detenidos al igual que él, recibió todo tipo de torturas y a partir de ahí­ nunca más lo volvimos a ver y nunca más lo dejamos de buscar.

Este año no estuvimos frente a la comisarí­a novena preguntando dónde está Miguel. Y no es que nos olvidamos. No estuvimos porque sabemos -y Rosa lo sabe- que aún en nuestro dolor, nos toca cuidarnos y cuidar a todos y todas desde nuestras casas. Como nos enseñaron el último 24 de marzo las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Y es importante señalarlo justo hoy que una minorí­a violenta sacó a desfilar su odio por muchas ciudades sin importar las consecuencias.

27 años después, el crimen de Miguel se sigue cometiendo porque seguimos sin saber dónde está. Porque se hicieron 40 operativos, innumerables rastrillajes, se siguieron pistas falsas sembradas por quienes continúan trabajando para la impunidad y sobre todo porque existen culpables que siguen eligiendo el silencio a la verdad. Por eso es que nos seguirán viendo las caras al lado Rosa cada vez que se nos convoque al ejercicio que muchos militantes populares hemos tomado como bandera, que es seguir preguntando ¿dónde está Miguel?

Pero además, Rosa y Miguel nos convocan a comprometernos más allá de esta lucha y a convencernos de que es necesario plantarnos en una denuncia inclaudicable contra la violencia institucional que nos sigue robando pibes y pibas y nos muestra cuanto aún hay de deudas en nuestra democracia.

La violencia institucional no puede convivir con la democracia. Necesitamos que no ocurra nunca más. Necesitamos construir un Estado organizado, justo, humano y solidario.

 

*Titular del Consejo Provincial de Coordinación con el Sistema Universitario y Cientí­fico de la provincia de Buenos Aires  

 

 

Buenos Aires
La violencia política no es el camino. Hacemos política para transformar la vida de nuestros vecinos y vecinas y no podemos tolerar agresiones intimidatorias como la sufrida por la candidata a Concejala de San Nicolás al ser atacada su vivienda particular con 5 balas de plomo.