Buenos Aires

Otra unidad básica atacada

La unidad básica “Néstor Kirchner” de San Martin, provincia de Buenos Aires, fue vandalizada nuevamente. Al odio seguiremos respondiendo con organización y solidaridad.

El mundo atraviesa una crisis muy importante ocasionada por el COVID-19. En nuestro país, las consecuencias de cuatro años de neoliberalismo se suman a las de la pandemia, azotando día a día a nuestro pueblo.

Nuestra organización política asumió un rol activo en este difícil momento en todo el territorio nacional. Cada semana desde nuestras unidades básicas coordinamos jornadas solidarias, ollas populares y donaciones, brindamos asesoramiento a vecinos y vecinas en materia de seguridad social para jubilados, jubiladas y personas en situaciones de vulnerabilidad, entre otras actividades.

Nuestra unidad básica “Néstor Kirchner” viene sufriendo ataques  en reiteradas oportunidades. Aunque los daños materiales ocasionados por estos actos vandálicos puedan resolverse, consideramos que no deben repetirse, ya que estos hechos son un agravio a la democracia; por lo que decidimos darles visibilidad.

Entendemos que este odio es inoculado desde los medios de comunicación hegemónicos, que día a día buscan socavar el trabajo de la militancia e intentan generar en los ciudadanos y ciudadanas un rechazo por la política, la única herramienta para transformar la realidad.

Creemos fundamental seguir construyendo desde el amor y el respeto. El odio promueve la fractura de la sociedad.

Ante las necesidades, la organización, el compromiso y la solidaridad.

 

Portada
El Frente de Secundarios de La Cámpora en conjunto con la Secretaría de Política Internacional de la organización llevó a cabo el ciclo de formación sobre política regional “Construyendo la Patria Grande” durante el mes de Julio, donde participaron más de 200 secundaries de la organización desde todas partes del país y referentes jóvenes de Chile, Bolivia, Venezuela, Ecuador, Brasil y México.
Ciudad de Buenos Aires
Verla llegar a la Unidad Básica era sacarnos una sonrisa. A ese corazón grande y abrigador que con mucho esfuerzo se acercaba a las reuniones y actividades, lo conocimos algún tiempo atrás: “Yo quiero hacer algo, aunque sea desde mi casa. Llamo por teléfono, lo que sea, pero quiero hacer algo”.