Movimiento Obrero

Los trabajadores y trabajadoras, con la Patria al hombro

En este particular 1 ° de Mayo, los trabajadores y trabajadoras nos encontramos enfrentando una crisis, con la tranquilidad de tener un gobierno nacional y popular con sensibilidad social, que pone en el centro al ser humano y articula las herramientas del Estado en beneficio del pueblo.

El peronismo es el movimiento nacional que ha legislado y garantizado derechos a la clase trabajadora. “Dividimos al paí­s en dos categorí­as: una, la de los hombres que trabajan y la otra, la que vive de los hombres que trabajan. Ante esta situación, nos hemos colocado abiertamente del lado de los que trabajanˮ, decí­a el General.

La Constitución de 1949, derogada en 1956 por la dictadura cí­vico militar que habí­a tomado el poder un año antes, garantiza por primera vez el “Derecho de trabajarˮ. En su artí­culo 37 enumeraba taxativamente todos y cada uno de los derechos no sólo de la vida activa del trabajador, sino que también le aseguraba una vejez digna a través de la seguridad social. Algunas de estas normas fueron luego incorporadas en la reforma constitucional de 1957 y continúan al dí­a de hoy en el artí­culo 14 bis. “Condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mí­nimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especialˮ, indica. A su vez, se establece   la libertad sindical, el derecho a huelga, los beneficios de la seguridad social, las jubilaciones y pensiones móviles y el acceso a una vivienda digna; entre otros.

Esta enumeración de derechos fueron sistemáticamente vulnerados durante los perí­odos neoliberales que azotaron a nuestra patria y sólo garantizados durante los gobiernos nacionales y populares en los cuales los trabajadores y trabajadoras adquieren un lugar central como sujetos polí­ticos de transformación de la Patria, en conjunto con el empresariado nacional.

Fue durante los 12 años de los gobiernos de Néstor y Cristina que se pudo celebrar la creación de más de 6 millones de puestos de trabajo, el aumento del poder adquisitivo del salario, los nuevos convenios colectivos de trabajo y la reapertura de las paritarias. En suma, un proyecto polí­tico que hace de la distribución equitativa entre el capital y el trabajo una de sus principales banderas.

Hoy nos toca un 1 ° de Mayo distinto, donde no podemos ocupar las calles ni para reclamar ni para festejar, donde las mesas están más vací­as, donde cientos de miles de compatriotas viven en la incertidumbre y la inestabilidad económica y social heredada de cuatro años de neoliberalismo sumada a la pandemia que azota al mundo entero, donde la solidaridad de las ollas populares se hace imprescindible.

Es en este contexto particular que se evidencia la necesidad de un Estado fuerte y presente en la garantí­a de derechos para el pueblo: en las negociaciones para la conservación de los puestos de trabajo, en la ayuda económica real a empresarios para que puedan abonar los salarios a sus empleados y empleadas, en la confección de nuevos protocolos que cuiden la salud de quienes sí­ salen cada dí­a a cumplir funciones esenciales, en la entrega de elementos de protección para el personal, en el diseño de polí­ticas públicas para quienes quedaron a la vera del camino y necesitan de un subsidio, un programa social o un bolsón de mercaderí­a para poder, ni más ni menos, que llevar un plato de comida a sus familias.

Se torna fundamental, en este sentido, gravar las grandes fortunas para poder atravesar con la menor penuria posible esta coyuntura. Es tiempo de que quienes más tienen, pongan un   poco más para así­ poder ayudar a quienes ya no tienen más nada para perder.

“Nuestro compromiso: seguir batallando por un mundo diferente, donde el trabajo vuelva a ser el gran organizador socialˮ, decí­a Cristina hace 7 años.

En el Dí­a de las Trabajadoras y Trabajadores, celebramos la unidad del campo popular en pos de garantizar una vida digna para el pueblo. Hemos sorteado numerosas dificultades, con solidaridad y compromiso, volveremos a ponernos de pie para reconstruir la Patria.

 

 

 

Buenos Aires
Las paredes bonaerenses amanecieron pintadas con los nombres de los dos primeros precandidatos a diputado y diputada nacional por el distrito: Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. Horas más tarde, en Escobar, la lista de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires fue lanzada oficialmente por el presidente y la vice, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y quien preside la Cámara Baja, Sergio Tomás Massa.
Polí­tica
La Justicia confirmó lo que ya sabíamos: el Programa Qunita no tuvo sobreprecios ni hubo un direccionamiento en su licitación, los elementos del kit eran seguros y, lo más importante, evitaba la muerte de las y los bebés más humildes de nuestra Patria, garantizando un comienzo de vida equitativo. El perjuicio fue hacia las miles de familias que durante estos años estuvieron privadas de recibirlo por decisión del macrismo y del conglomerado mediático judicial cómplice.