Frente de Mujeres

Paro y movilización: La deuda es con nosotres

Somos mujeres, somos lesbianas, somos travestis, somos trans. Somos nuestras luchas, nuestras conquistas, sin descanso. Somos lo que sentimos, y sentimos que de nada vale un movimiento feminista en un presente sin justicia social.

Somos trabajadoras que luchamos dí­a a dí­a por condiciones de trabajo digno, por la igualdad de derechos laborales, por igual remuneración y por ámbitos laborales sin violencia.

Somos familia entre nosotras, y en lo que va del 2020 perdimos a 93 de las nuestras; el cálculo doloroso da más femicidios que dí­as, todos crí­menes en manos de varones que decidieron ponerle fin a nuestras hermanas por el solo hecho de ser mujeres que han osado, según sus razonamientos patriarcales, desobedecer un orden machista establecido.  

Hoy somos un movimiento feminista que suma fuerzas desde el campo popular. Por   ellas, por cada una, seguiremos en la lucha, seguiremos en contra de la violencia machista y patriarcal que nos mata todos los dí­as.    

Somos un movimiento que advierte y denuncia la complicidad de los medios de masivos que utilizan discursos para comunicar semejante crueldad justificando los femicidios desde el sentido común que responde el: “algo habrán hecho”, frase utilizada sin tratamiento reflexivo alguno y negando la demostración de poder que sostiene los abusos, sometimientos y asesinatos.

La deuda es con nosotras, con nosotres, porque somos las que luchamos estos últimos cuatro años de empobrecimiento de un gobierno violento económica y polí­ticamente, donde fuimos explotadas laboral y financieramente con trabajos no reconocidos o precarizados. Porque ante tanta violencia patriarcal de un gobierno neoliberal como como el que presidió el macrismo, somos las que nos organizamos para reivindicar la economí­a autogestiva y popular logrando juntas en cada barrio y en cada territorio unirnos para luchar contra el hambre que golpeó a nuestrxs hijes y familias, en donde el desempleo también nos pegó más fuerte a nosotras porque somos mujeres.

La deuda es con nosotras, con nosotres, porque durante estos últimos durí­simos cuatro años han logrado frenar muchas conquistas en igualdad. En la provincia de Buenos Aires la gobernadora Vidal demostró una clara actitud de suspensión en el recorrido de los derechos de las personas trans. Vidal tení­a encajonada desde el año 2015, hasta dí­as antes de terminar su gestión recién a fines de 2019, la Ley de Cupo Laboral Trans.

La deuda es con nosotras, con nosotres,   porque en el gobierno macrista sufrimos travesticidios sin ninguna respuesta del Estado y porque no vamos a parar hasta que cada compañera, cada compañere, tenga condiciones de vida digna en donde el lí­mite de vida supere los 35 años.

Somos las que celebramos este presente de esperanza en la conquista de derechos, en manos de un gobierno popular y feminista que pone a las mujeres en el centro de la escena polí­tica. Que pone en discusión las problemáticas que nos vienen golpeando fuerte, actuando con rápidas respuestas en la generación de polí­ticas públicas que nos amparen: la creación de los Ministerios de Mujeres, polí­ticas de género y diversidades en el ámbito nacional y provincial, la Ley Micaela de capacitación en género para todas, todes y todos les que integran los ámbitos de decisión y acción pública del Estado, el anuncio del Presidente Alberto Fernández de enviar el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, entre otras muchas leyes en materia de género.

Somos las que celebramos un presente de búsqueda constante en la igualdad de derechos para el colectivo LGBT+ (Lesbianas, gays, bisexuales, travestis, trans, trasnsexuales, +). Somos las que vamos a seguir gritando “paren de matarnos” hasta que no falte ninguna, hasta que estemos todas. Hasta que la justicia nos devuelva la protección que nos ha quitado hace décadas, en el mejor de los casos cuando en general nunca nos la ha dado.  

Somos quienes no dejaremos de denunciar que la deuda es con nosotras, con nosotres, con las que nos están, con las que vendrán.  

Somos las que gritaremos paren de matarnos, somos las que gritaremos que el aborto sea legal porque las muertes por abortos es la forma institucional de matarnos.  

Somos las que gritaremos paridad en los puestos de decisión.

Somos las que gritaremos basta de violencia machista, de violencia sexista,   de violencia polí­tica, de racismo y xenofobia.

Somos las que batallaremos por ellas, las que no están, por ellas, las que vendrán, por ellas, por nosotras, por nosotres y hasta que esa realidad en donde encontremos la verdadera igualdad sea haga efectiva.

Vivas, libres, y desendeudadas nos queremos.

 

Buenos Aires
En la casa del director de la Región Sanitaria I de la provincia de Buenos Aires, Maximiliano Núñez Fariña, colocaron un explosivo y depositaron panfletos en contra del pase sanitario con amenazas de muerte hacia su persona y otros profesionales de salud de Bahía Blanca. Acompañamos a las personas afectadas y exigimos a la Justicia celeridad en el esclarecimiento de lo sucedido.
Patria Grande
Invitadas por el histórico Partido dos Trabalhadores, una delegación de compañeras participó en la ciudad de São Paulo en diversas actividades organizadas por la Juventud en el marco del 2° seminario internacional y del 5° Congreso Nacional de la JPT.