Política

Un nuevo 1° de marzo para poner a la Argentina de pie

Las inmediaciones del Congreso volvieron a llenarse de militantes sociales, políticos y sindicales; quienes junto a familias y vecinos quisieron acompañar a Alberto y Cristina en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación.

“Vengo a ratificar con mi presencia y mis palabras mi compromiso de cambiar el rumbo que nuestro país venía transitando”, comenzó el presidente de la nación ante legisladores, legisladoras, gobernadores, gobernadoras, ministros, ministras, jueces de la Corte Suprema y otros invitados especiales.

Luego de hacer un repaso por el estado en que el macrismo dejó nuestra patria, haciendo principal hincapié en la situación socioeconómica, detalló las medidas tomadas durante los primeros 81 días de gestión en pos de recomponer el tejido social y el bolsillo de los argentinos y argentinas.

De este modo, Alberto enumeró algunos de los proyectos de ley que se enviarán desde el Ejecutivo durante este año, dentro de los cuales se destacó la legalización del aborto.

“Un Estado presente debe proteger a los ciudadanos en general y a las mujeres en particular. En el siglo XXI toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos. Por eso dentro de los próximos diez días presentaré un proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar”, enfatizó Alberto ante compañeras y compañeros que aplaudían dentro y fuera del recinto de pie, entre lágrimas y agitando sus pañuelos verdes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

En paralelo, anunció el lanzamiento de un programa para acompañar a las personas gestantes que decidan continuar sus embarazos. “Enviaremos un proyecto de ley que instaure el Plan de los 1000 días, para garantizar la atención y el cuidado integral de la vida y la salud de la mujer embarazada y de sus hijos o hijas en los primeros años de vida”, detalló.

A su vez, hizo referencia a la política de Derechos Humanos a encarar por parte de su gobierno al anunciar: “Vamos a recobrar el rol activo del Estado en el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad. Queremos asegurar con celeridad el papel que históricamente le correspondió al Estado en cuanto a responsable de las políticas públicas que garantizan el proceso de Memoria, Verdad y Justicia”.

Asimismo, Alberto reveló el proyecto de reforma de la Justicia Federal. “Venimos a ponerle fin a la designación de jueces amigos, a la manipulación judicial, a la utilización política de la Justicia y al nombramiento de jueces dependientes de poderes inconfesables de cualquier naturaleza. Nos proponemos impulsar un reordenamiento de la Justicia Federal que evite el cajoneo o la activación de expedientes en función de los tiempos políticos, que impida la construcción de falsas causas, que acabe con la arbitrariedad en materia de detenciones y que impida para siempre que la discrecionalidad judicial reemplace a las normas del derecho”, informó para culminar sosteniendo: “De ese modo, los delitos contra la Administración Pública en los que incurran funcionarios del Estado Nacional, dejarán de estar en manos de unos pocos jueces para pasar a ser juzgados por más de medio centenar de magistrados”.

Por otra parte, el presidente dio cuenta del inicio de las negociaciones para reestructurar la deuda pública, ante lo cual remarcó la importancia de decir: “Nunca más a un endeudamiento insostenible. Nunca más a decisiones que se toman con ínfulas tecnocráticas de la noche a la mañana y de espaldas al pueblo. Nunca más a la puerta giratoria de dólares que ingresan por endeudamiento y se fugan dejando tierra arrasada a su paso”.

“No vamos a pagar la deuda a costa del hambre y la destrucción de los sueños de los argentinos y argentinas. Nosotros vamos a cuidar a la Patria”, acentuó.

Para finalizar, Alberto recordó: “Todos los argentinos estamos a bordo del mismo barco y en las crisis, como supo decir Perón, ‘para un argentino no puede haber nada mejor que otro argentino”.

La militancia una vez más ocupó las calles, ya no para reclamar como lo hizo durante los últimos cuatro años, sino para festejar y acompañar a un gobierno que puso nuevamente en su centro a los argentinos y argentinas, fundamentalmente a los más castigados por las políticas neoliberales.

Buenos Aires
Desde La Cámpora San Nicolás queremos informar a la población que no estamos enviando mensajes sobre los bonos de 10.000 pesos ni tampoco estamos convocando a una reunión por este tema.
Movimiento Obrero
Paolo Rocca, ceo de la multinacional argentina Techint, despidió a 1450 empleados en el marco de aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el gobierno nacional a fines de evitar el aumento de la propagación del coronavirus COVID-19.