Economí­a

Industricidio sin fin

La fábrica de autopartes Clapp, ex PSA Peugeot, ubicada en el pueblo de Jeppener, partido de Brandsen, cerrarí­a sus puertas como consecuencia de la crisis y la recesión desencadenada a partir de la implementación por parte del gobierno de Mauricio Macri de medidas de ajuste. 40 trabajadores, en la calle.

Al llegar los operarios a la puerta de las instalaciones de Clapp, les fue negado el ingreso por parte de los directivos de la fábrica. Sin previo aviso, comenzaron la etapa de negociación sobre las indemnizaciones. En principio, ofrecieron pagarles un 50% en la actualidad y el resto en 18 cuotas a partir de dicha liquidación. Desde hace varios meses, la empresa acumula suspensiones y faltantes de insumos para el normal desempeño de sus funciones. En caso que los trabajadores y trabajadoras acepten la propuesta, la fábrica cierra de inmediato.    

El modelo económico implementado por Mauricio Macri y Marí­a Eugenia Vidal destruye la industria nacional: las fábricas funcionan al 50% de sus posibilidades y se perdieron en estos tres años y medio 140 mil empleos formales sólo en este sector. En las autopartes, las ventas cayeron un 21% en el primer semestre respecto al mismo perí­odo del año anterior. Esto se traduce en suspensiones de trabajadores y trabajadoras, reducciones salariales y otras vulneraciones de derechos laborales hasta llegar a casos extremos, como el que sufre en estos momentos el pueblo de Jeppener, donde 40 de sus 2496 habitantes quedarán en la calle en caso que se efectivice el cierre definitivo de la fábrica.  

Es imprescindible, tal como propone Alberto, volver a prender la economí­a, recuperar la industria nacional, retomar el camino del crecimiento y reactivar el consumo; para que de este modo la Argentina vuelva a ponerse de pie.  

 

Polí­tica
El creciente número de casos de coronavirus amerita profundizar el trabajo en conjunto de toda la dirigencia, como se viene realizando desde el primer día de la pandemia.
Buenos Aires
Con motivo del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas, la militancia kirchnerista desplegó en toda la provincia de Buenos Aires un homenaje que se hizo sentir muy fuerte en la calle y en las redes.