Sociedad

Aborto Legal es Justicia Social

Hace algunas horas, nuestro país dio un paso importante en la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, a partir de la media sanción obtenida en la Cámara de Diputados.

Dentro del recinto, la votación resultó muy pareja: 129 votos a favor y 125 en contra. Afuera, un millón de pañuelos verdes pusieron en evidencia que la sociedad reclama y exige que el aborto sea legal, seguro y gratuito. Fue esa marea feminista que pasó la noche en las inmediaciones del Congreso, la que presionó a legisladores y legisladoras nacionales que aún estaban con dudas sobre su voto a posicionarse en favor de la ampliación de derechos.

El movimiento de mujeres de forma transversal y plural, avanzó en la sanción de una ley histórica. Una ley que pone justicia social ahí donde el sistema excluye y margina. Una ley que ubica en el centro de la escena la salud de las mujeres y personas gestantes por sobre la posibilidad de criminalizar prácticas individuales en base a decisiones personales. Una  ley que permite por primera vez lograr la equidad en materia del goce a la sexualidad y a la autonomía de los cuerpos. Una ley que nos permite seguir construyendo una sociedad más justa e igualitaria.

El proyecto prevé que toda mujer o persona gestante tiene derecho a decidir voluntariamente la interrupción de su embarazo durante las primeras catorce semanas del proceso gestacional. Luego de ese período, rigen los causales contemplados en el Artículo 86 del código penal, ratificados en el caso FAL de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; tal como ocurre hoy con la Interrupción Legal del Embarazo.

Desde que comenzó el debate por la legalización y despenalización del aborto, escuchamos atentamente argumentos a favor y en contra de la misma. Los que se oponen, niegan los entre 370 y 520 mil abortos que se hacen en nuestro país al año y así dan la espalda al perjuicio que esto genera en la salud de las mujeres, llegando incluso a terminar con la vida de muchas de ellas, siempre las de los sectores populares.

Quienes nos ubicamos a favor de la vida, en cambio, presentamos argumentos sólidos del impacto en la calidad de vida de nuestras compatriotas si se legaliza una práctica que hoy es tan frecuente como clandestina e insegura; ejemplificando con los resultados en materia sanitaria de la legalización del aborto en países europeos o en la hermana República Oriental del Uruguay.

De un lado quedan las chicanas, las agresiones, las imágenes provocadoras, las mentiras y las faltas de respeto. Del otro, el amor y el valor por la vida digna. En palabras de la compañera y diputada nacional Mayra Mendoza: “Comprendan que este también es un tema de justicia social. Evita nos planteaba que donde hay una necesidad hay un derecho. Hoy tenemos la necesidad de legislar para garantizar la salud de las mujeres, principalmente de las más humildes de nuestra Patria. Hay un derecho y es al aborto legal. Pasen a la historia reconociendo el derecho a la salud de las mujeres, el derecho al aborto legal”.

La marea verde es imparable y tiene ahora el objetivo de que esta ley se apruebe con celeridad en el Senado de la Nación. La demora se lleva la vida de nuestras hermanas y eso no vamos a permitirlo. Mientras tanto, seguiremos dando batalla contra todos los atropellos que el modelo neoliberal aplica sobre nuestros y nuestras compatriotas, luchando contra el modelo de ajuste y hambre que aplica este gobierno.

Tenemos claro que de 129 votos afirmativos, 54 fueron del bloque FPV-PJ. Sabemos de la lucha de cada compañera y compañero dentro y fuera del recinto para lograr esta conquista que esperanza en la posibilidad de seguir conquistando derechos. Nos enorgullece que el bloque FPV-PJ en el Senado anticipe que votará a favor de la ley de forma unánime porque, como dijo durante la sesión nuestro compañero Máximo Kirchner, exigimos “Por mandato popular, por comprensión histórica y por decisión política: Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar, Aborto legal para no morir”. Que sea Ley.

Portada
Yendo a su eslogan de institución podemos decir que Cambiemos se ha enfocado en hacer creer que su base es que el compromiso del Estado debe ser fuerte y que proporcione las bases seguras sobre las que crezcan los negocios, el comercio y la vida familiar. Pero que a su vez restringe el ámbito de acción del Estado.
Buenos Aires
Cambiemos nos tiene acostumbradxs a estos montajes en torno a supuestas relaciones cotidianas con lxs argentinos y argentinas entre cámaras y dádivas caritativas, migajas que son respuestas individuales a problemáticas estructurales.