Comunicado de La Cámpora

Solidaridad con el Partido Obrero ante la operación del gobierno para demonizar la militancia política

A partir de la avanzada contra los derechos de los argentinos y argentinas y la consecuente manifestación popular de las distintas organizaciones políticas, el Gobierno Nacional intenta instalar la idea de un enemigo interno que atenta contra la democracia. Hoy es el turno del Partido Obrero. No podemos ni debemos permitirlo.

El recorte de derechos a los más humildes y la transferencia de recursos de los sectores populares a los sectores de los capitales concentrados, genera en nuestra sociedad un efecto de movilización popular que se opone a seguir retrocediendo en las conquistas adquiridas. En este contexto, son las organizaciones sociales y políticas las que acompañan a las mayorías que intentan ponerle un límite a leyes que restringen derechos y avalan los despidos, la precarización y el empobrecimiento del pueblo y la clase trabajadora.

El Gobierno de Macri necesita encontrar en estas organizaciones una figura de enemigo interno que permita deslegitimar el reclamo popular y demonizar a todas las protestas sociales. Esto ya lo hemos vivido.
Hoy le toca el turno de esa demonización al Partido Obrero, que es objeto de una burda operación organizada por la Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich y su viceministro, Eugenio Burzaco, quien todavía no explicó cómo hizo para reunir los 10 millones de dólares que pagó de fianza para que su hermano Alejandro, preso en Estados Unidos por sobornar a dirigentes de la FIFA, pudiera cumplir arresto domiciliario.

Nos solidarizarnos con los militantes y dirigentes del PO, víctimas de una persecución infame e ilegal por parte del Gobierno macrista, al que le exigimos que cese con el hostigamiento político, judicial y mediático que ejerce contra toda la oposición.

Portada
Yendo a su eslogan de institución podemos decir que Cambiemos se ha enfocado en hacer creer que su base es que el compromiso del Estado debe ser fuerte y que proporcione las bases seguras sobre las que crezcan los negocios, el comercio y la vida familiar. Pero que a su vez restringe el ámbito de acción del Estado.
Buenos Aires
Cambiemos nos tiene acostumbradxs a estos montajes en torno a supuestas relaciones cotidianas con lxs argentinos y argentinas entre cámaras y dádivas caritativas, migajas que son respuestas individuales a problemáticas estructurales.