Comunicado de La Cámpora

Un nuevo amedrentamiento contra los que se oponen al ajuste

El Gobierno de Macri corrompe la democracia todos los días. La persecución a los opositores no descansa. Después de las detenciones ilegales de De Vido y Boudou, jueces adictos a Macri han redactado una condena de cuatro años contra Luis D´Elía por la “toma” de la comisaría en 2004, que en rigor fue una pueblada en la que los vecinos repudiaban el asesinato del militante Martín “el Oso” Cisneros a manos de la narcotraficantes vinculados con la policía.

Esto, evidentemente, no es justicia. Es un nuevo amedrentamiento contra los que se oponen al ajuste. Es una nueva perversión judicial. Por si quedaban dudas, ya es claro que los perseguidores carecen de cualquier límite. Hasta dejaron de escudar su cruzada antiopositora en el argumento de la “corrupción”.

Luis D´Elía fue condenado por participar de un reclamo de justicia por el asesinato de un militante. La sentencia es una amenaza directa contra todos los que protestan, todos los que reclaman, todos los que quieren una Argentina democrática y justa.

Pero los militantes del campo nacional y popular no tenemos miedo. Tenemos conciencia. Tenemos fuerza. Y no vamos a aflojar.

Derechos Humanos
El 14 de junio de 2005 la Corte Suprema de Justicia declaró la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida. Se vivía un nuevo tiempo en el que la pelea, al principio solitaria, de los organismos de derechos humanos en la búsqueda de Memoria, Verdad y Justicia se transformaba en políticas de Estado.
Formosa
Una de las fortalezas del peronismo como movimiento, es que ante los escenarios más adversos ha sabido demostrar lo mejor de sí. Y es efectivamente lo que está sucediendo en todo el país; la unidad del peronismo.