Economí­a

Un salario marginal más que mí­nimo

El Gobierno Nacional fijó el salario mí­nimo, vital y móvil de forma unilateral ante la falta de acuerdo entre los sectores empresariales y los representantes de los trabajadores. El laudo gubernamental estuvo en sintoní­a con el techo exigido por las patronales.

La discusión del Consejo del salario mí­nimo, vital y móvil terminó como empezó: plagada de escándalos. El Poder Ejecutivo decidió excluir de la instancia a los representantes de la economí­a social a pesar de que debí­an formar parte del debate a partir de la aprobación de la ley de “emergencia socialˮ. En la contracara, la voz patronal estuvo representada por las grandes empresas con poco lugar para las PYMES que vienen advirtiendo que el problema no son los costos laborales, sino las polí­ticas del gobierno.

Los sectores sindicales exigí­an una elevación del salario mí­nimo, vital y móvil (SMVM) a $15.000. Los empresarios aceptaban un aumento del 21% del actual que está en los $8.060 que lo elevarí­a a $9.753. El Ejecutivo resolvió a favor de los empresarios estableciendo un aumento en cuotas del 24%.

Con el nuevo esquema, el SMVM subirá a $8.600 en julio, a $9.500 en enero de 2018 y a $10.000 en julio de 2018 cuando se termine de cristalizar el 24%.

La pérdida de poder adquisitivo promedio del 10% en 2016, aunque en los sectores informales y más vulnerables fue mayor, más la inflación proyectada del 25% para 2017 provoca que los cierres paritarios por debajo de la suba de precios estimada agudizarán la caí­da del salario real.

Hay otro elemento que no puede ser ajeno a esta discusión: el INDEC, los institutos de medición privados y los de las distintas jurisdicciones calculan que se necesitan alrededor de $14.000 mensuales para cubrir la canasta básica, para subsistir. Fijar el SMVM en $10.000 dentro de un año donde seguirán subiendo los precios es condenar a cientos de argentinos a la pobreza.

Se profundizan los despidos y las suspensiones sobre todo en el sector industrial, el dólar está batiendo récords históricos que repercuten de lleno en los precios, están estudiando un nuevo aumento de la nafta sumado a los tarifazos en los servicios públicos mientras endeudan a tres generaciones de argentinos con un bono leonino a cien años. En estas circunstancias ya no sólo siguen desmantelando el consumo y el mercado interno, sino que están haciendo de la Argentina una verdadera fábrica de pobres.

Buenos Aires
Las paredes bonaerenses amanecieron pintadas con los nombres de los dos primeros precandidatos a diputado y diputada nacional por el distrito: Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollan. Horas más tarde, en Escobar, la lista de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires fue lanzada oficialmente por el presidente y la vice, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Axel Kicillof y quien preside la Cámara Baja, Sergio Tomás Massa.
Polí­tica
La Justicia confirmó lo que ya sabíamos: el Programa Qunita no tuvo sobreprecios ni hubo un direccionamiento en su licitación, los elementos del kit eran seguros y, lo más importante, evitaba la muerte de las y los bebés más humildes de nuestra Patria, garantizando un comienzo de vida equitativo. El perjuicio fue hacia las miles de familias que durante estos años estuvieron privadas de recibirlo por decisión del macrismo y del conglomerado mediático judicial cómplice.