Ciudad de Buenos Aires

Represión selectiva contra la prensa

La represión contra un grupo de trabajadores y la detención selectiva que hoy realizó la Policía de la Ciudad en contra del reportero gráfico Bernardino Ávila (Página 12) en los alrededores del Congreso nacional, agrava aún más el escenario de hostigamiento y represión que hoy sufren los sectores que se organizan y protestan contra el plan económico de saqueo y hambre del Gobierno nacional, y en particular, la persecusión en contra de los y las trabajadoras de prensa, cuya tarea de visibilización del conflicto social es un cascote en el zapato del poder político, ensañado en censurar y silenciar voces opositoras.

1915ae7f-7c4f-4f61-b1a0-1bbbb0cbc163

Los periodistas estaban cubriendo la protesta de los y las trabajadoras gráficas de la fábrica Madygraf, quienes habían organizado una actividad para regalar cuadernos frente al Parlamento, cuando un grupo de oficiales  de la fuerza de seguridad porteña ubicó, persiguió y detuvo a los golpes al reportero de Página 12, autor de la foto que la semana pasada recorrió el mundo por su crudeza, en la que una jubilada recoge del suelo una berenjena, luego de la represión del Feriazo que querian realizar pequeños productores hortícolas,  para visibilizar la crisis que sufre el sector. Fue ahí que la policía también detuvo al fotoreportero Juan Pablo Barrientos (Revista Cítrica).

La represión en el Congreso, como así también la de Constitución, son responsabilidad de la ministra Patricia Bullrich, y su par en la Ciudad, Diego Santilli, quienes habilitan a las fuerzas del orden a actuar de modo ilegal con la impunidad que les otorga el discurso de la mano dura, que no solo no sirve para resolver los conflictos, sino que es utilizado, de modo ruin, con propósitos electorales.

Hasta media tarde había cuatro detenidos (tres fotógrafos y un trabajador gráfico).

Cambiemos pulverizó el Estado de Derecho en la Argentina. Todos y todas estamos en peligro. Será tarea del próximo gobierno volver a poner las instituciones de la democracia a favor de las mayorías.

Movimiento Obrero

Desde que asumió Mauricio Macri, se destruyeron 137.000 puestos de trabajo registrados en la industria, unos 3.500 por mes. Un verdadero industricidio. En el caso de los alimentos y bebidas, a pesar de ser bienes imposibles de sustituir o resignar; su producción cayó un 7,7% en el último año, según reveló un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad de Avellaneda.

alijor2