Ciudad de Buenos Aires

VECINOS DE LA VILLA 31 Y 31 BIS EXIGEN EL CUMPLIMIENTO DE LA LEY 3.343 DE URBANIZACIÓN

Vecinos de la Villa 31 y 31 BIS nucleados en la Mesa por la Radicación Definitiva y Urbanización del Barrio Carlos Múgica decidieron re-presentar el dictamen de ley, el cual ya había perdido por segunda vez estado parlamentario, que pone en discusión la aplicación plan de urbanización de manera participativa en base a la ley 3.343.

Villa 31 panoramica

El mismo que fue dirigido al  vice jefe de gabinete y presidente de la Legislatura Porteña, Diego Santilli,  manifiesta su desacuerdo con la Secretaría de Integración Urbana por el modo en que se está llevando a cabo el proceso de urbanización.

En un documento presentado ayer por la Mesa, las vecinas y vecinos expresan que el plan de obras que lleva adelante el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no se enmarca dentro de ninguna ley y se desconoce el dictamen trabajado de manera participativa.

“Vemos un proceso meramente informativo, en donde los vecinos y sus representantes  no participan ni tienen voz para incidir en las decisiones tomadas para llevar adelante el Plan de Integración Social y Urbana”, denuncian en el documento. Básicamente consideran que tanto la nueva traza de la Autopista Illía, como la construcción del Ministerio de Educación, el cual reduce la cantidad de viviendas a construir, son puntos centrales en el nuevo plan que no fueron consultados y que van en contra de las prioridades que la mesa plantea a través del dictamen elaborado.

Los vecinos piden que tanto el proyecto presentado desde el Ejecutivo porteño, como el elaborado por la mesa sean puestos en discusión y se llegue a uno unificado, actualizado y que refleje el pensamiento de los habitantes del barrio Padre Múgica.

Cabe destacar que del proyecto participaron no solo los vecinos sino que también estudiantes y profesores de Facultad de Arquitectura y Diseño, FADU, de la UBA.

Buenos Aires

Luego de manipular la carga de actas del escrutinio provisorio para montar una escena donde Macri y Vidal pudieran mostrarse victoriosos, el Gobierno niega las irregularidades en la carga de datos a pesar de tener total control sobre la organización de la elección.

Mauricio-Macri-Argentina