Militancia

Un año

Al cumplirse un año del asesinato a Mariano Ferreyra, que Pedraza esté detenido y que la causa penal contra todos los responsables esté por ir a juicio oral no alcanza para llenar el vacío que dejó la muerte de un militante por la violencia política. Todos los que defendemos ideas a través de la militancia comprometida y diaria somos o podemos llegar a ser víctimas de quienes a través de un siniestro disfraz politiquero esconden otros intereses inconfesables que defienden a punta de pistola.

El asesinato a Mariano no podía pasar. El presente de nuestro país está cargado de futuro. Y el futuro de nuestro país es el compromiso masivo de miles de jóvenes que se acercan a la política y encuentran en el trabajo colectivo una forma de vida mejor, más completa, más solidaria. La única forma que tienen los enemigos de la felicidad del pueblo para detenerlo cuando toma conciencia es la violencia.

Que los responsables materiales y políticos paguen por el crimen sirva para que no vuelva a suceder. Que todas las estructuras políticas abandonen cualquier tipo de método violento sirva para que no vuelva a suceder. Sin embargo Mariano ya no está. Y un poco de cada uno de nosotros se fue con él.