Buenos Aires

Una realidad que no es tapa

Mientras la gobernadora María Eugenia Vidal está abocada exclusivamente a la campaña electoral relegando sus responsabilidades en la gestión, varias localidades de la provincia de Buenos Aires continúan sufriendo las consecuencias de las inundaciones cuidadosamente ignoradas por los medios masivos de comunicación.

junin_inundaciones

La provincia de Buenos Aires está atravesando una situación dramática como consecuencia de las inclemencias del tiempo. Sin embargo, las máximas autoridades gubernamentales parecen haber olvidado su responsabilidad en la función pública y están más pendientes de la contienda electoral que de asistir a los damnificados. Asimismo, los medios de comunicación que en otra época no se cansaban de mostrar barrios bajo el agua y el padecimiento de la gente, esta vez optaron por invisibilizar la problemática.

Las fuertes lluvias que no cesan provocaron que casi cinco millones de hectáreas de la provincia estén inundadas o anegadas. Algunas de las localidades más afectadas por el fenómeno meteorológico son Bolívar, Junín, Pehuajó, Castelli, Lezama y Las Flores.

Como consecuencia de esta situación, un 25% de la agricultura nacional y un 26% del ganado vacuno del país se vieron perjudicados. El 60% de la producción lechera del país se encuentra en regiones inundadas o anegadas.

El caso de la localidad de Junín es uno de los más emblemáticos: desde junio se encuentra bajo el agua. Noventa mil hectáreas de las doscientas mil que hay en la ciudad se encuentran inundadas. Hay campos evacuados, pérdidas millonarias y numerosos ganaderos se vieron obligados a vender sus animales madre. Sólo en Junín se perdieron entre diez mil y treinta mil vacas.

Rocío Giaccone, legisladora provincial oriunda de esa localidad, expresó que “es necesario que la Gobernadora ponga en marcha las obras hídricas aguas arriba”. Y solicitó que Vidal “prorrogue la emergencia agropecuaria para el período julio-diciembre de 2017 para dar tranquilidad a los productores en este difícil momento”.

Por este motivo, diputados y senadores provinciales del FpV-PJ manifestaron su preocupación por la situación y exigieron al Ejecutivo provincial que haga públicos los planes de obras. En ese sentido, la senadora provincial Cecilia Comerio advirtió que “ya pasaron diecinueve meses de la gestión de Vidal y seguimos sin conocer el Plan de Obras en la provincia”. Recordó que “el 26 de diciembre de 2016, con las primeras precipitaciones presentamos proyectos de ley para declarar la emergencia con el objetivo de cubrir las necesidades de los inundados. Desde entonces ni los vecinos tuvieron respuestas”.

Esta es la realidad que los medios hegemónicos no muestran y la gobernadora Vidal no atiende.

Militancia

La provincia del Chaco nuevamente está sufriendo las consecuencias de una catástrofe climática sin precedentes. En sólo 4 meses hemos superado el promedio anual de precipitaciones. Esto, sumado a la falta de obras de infraestructura, al ahogamiento al que el gobierno nacional condujo a las provincias con la quita del Fondo Sojero, la firma del Pacto Fiscal y la cancelación de obras por financiamiento PPP, se traduce en más sufrimiento para quienes padecieron el agua en sus casas.

Lucila Masin (1) (1)
Economía

Argentina está atravesando una delicada situación financiera que repercute en la economía real y en la vida de todos sus ciudadanos. La manifestación más palpable de ello es la suba del denominado “Riesgo País” un indicador que estuvo en el centro de la escena durante la crisis de la convertibilidad y su posterior estallido a fines del 2001. Posteriormente, durante el período kirchnerista quedó relegado a un segundo plano, para resurgir con fuerza durante el gobierno macrista. En las últimos horas el Riesgo país de Argentina escaló por encima de los 1000 puntos básicos, (100 puntos básicos equivalen a un 1%) un máximo en el último lustro, que encendió las alarmas de todo el mundo financiero.

6d8b16cb-6a39-4050-9c91-27740c96fa29