Salud

Macri quiere terminar con los medicamentos gratuitos

El cierre del Programa Remediar es inminente. Actualmente, los centros de salud reciben menos medicamentos que hasta diciembre de 2015, pero en breve dejarían de recibir la totalidad.

remediar

Remediar era el mayor programa programa de provisión gratuita de medicamentos esenciales en el mundo. Fue implementado en 2002 para dar respuesta a la crisis socio-económica que repercutía de forma directa en la salud de los sectores más vulnerados. Tras 13 años de exitosa aplicación, el Ministerio de Salud de la Nación decide discontinuarlo, sin presentar una alternativa al mismo; dejando a la deriva a millones de compatriotas.

En la actualidad, 1,7 millones de personas acceden de forma mensual a los medicamentos del Programa Remediar. Estos se distribuyen por medio del Ministerio de Salud de la Nación a todos los centros de salud del país, llegando de esta forma todas las personas que se atienden en el sector público en el Primer Nivel de Atención (salitas, centros de salud barriales). Con los medicamentos del Programa Remediar se da respuesta a la mayoría de las enfermedades de quienes se atienden en dichas unidades asistenciales.

En los 13 años que lleva de implementación, se distribuyeron más de 2,1 millones de botiquines, resultando en un total de 484 millones de tratamientos, dando respuesta a 744 millones de consultas médicas ambulatorias de 16 millones de usuarios del sistema de salud público en más de 7.000 efectores. Esta estrategia representa una inversión de $57,5 millones por mes.

El Programa contiene 74 medicamentos esenciales en su vademécum. La Licitación Pública Internacional recientemente adjudicada y que estaría próxima a entregarse, sólo contiene 39 medicamentos. En la actualidad, se estarían manejando con un remanente de stock de sólo 7 medicamentos. Esta situación es muy preocupante dado que estamos hablando de la población más vulnerada, siendo ésta la que mayores problemas de salud presenta y la que más proporción de sus ingresos debería destinar a compra de medicamentos de efectivizarse el cierre de este programa. Como tal, el Remediar era una herramienta política redistributiva de carácter progresivo, dado que destinaba a los sectores populares la mayor proporción de sus recursos. Esto es claramente contrario a los objetivos de la Alianza Cambiemos, un gobierno de ricos para ricos, que desprecia a los sectores más humildes de la patria y redistribuye sus ingresos regresivamente, inyectándolos a los sectores más beneficiados.

En declaraciones para C5N, Nicolás Kreplak, secretario de Salud de La Cámpora y ex viceministro de Salud de la Nación, dijo al respecto: “El 90% de las problemáticas de la salud se atienden y se resuelven con los medicamentos que el Remediar provee. Que no haya más presencia del Remediar significa trasladar el costo de los medicamentos a la población y restringir el acceso a la salud.”

Cabe destacar, a su vez, que gran parte de los medicamentos adquiridos por el Estado para el Programa Remediar provenían de la Red Nacional de Laboratorios Públicos de Producción de Medicamentos, generando desarrollo industrial y tecnológico, promoviendo la producción pública de medicamentos e investigación, y fundamentalmente regulando los precios del mercado; garantizando el acceso a un bien social como es el medicamento. En paralelo, a través del Remediar se capacitaba a los equipos de salud en el uso racional de medicamentos en Primer Nivel de Atención, promoviendo evitar la excesiva medicalización.

El Programa Remediar favorecía la atención en el Primer Nivel de Atención bajando la demanda en los hospitales, garantizaba el acceso a la salud, dado que previo a su existencia quien no podía pagar por los tratamientos indicados por los profesionales tratantes, dejaba paulatinamente de realizar consultas médicas. El Programa Remediar ponía de manifiesto que la salud es un derecho y no un bien de mercado. El Programa Remediar era equidad. Cambiamos.

Buenos Aires

Luego de manipular la carga de actas del escrutinio provisorio para montar una escena donde Macri y Vidal pudieran mostrarse victoriosos, el Gobierno niega las irregularidades en la carga de datos a pesar de tener total control sobre la organización de la elección.

Mauricio-Macri-Argentina