Noticias

Mercosur y la Alianza del Pacífico

mercosur-py

En el marco de la Cumbre del Mercosur, se hace necesario reflexionar sobre los objetivos expresados por el gobierno de Macri en torno a la política exterior que busca llevar a cabo su gobierno. Macri pretende que el Mercosur converja con la Alianza del Pacífico. En palabras del recientemente asignado embajador en China, Diego Guelar, se busca “encarar el desafío de una Zona de libre Comercio consolidada entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico que, además, nos integre a las negociaciones de libre comercio que están teniendo lugar en Asia-Pacífico.”

La Alianza del Pacífico, -conformada por Chile, Colombia, México y Perú-, es un bloque subregional basado en la liberalización de servicios, capitales, inversiones y del movimiento de personas. Como parte del Acuerdo Marco firmado en 2012, los países que la conforman liberalizaron el 92% del comercio intrarregional, mientras que el 8% restante se hará de manera gradual hasta el 2030. Un aspecto no menor es que todos sus integrantes suscribieron en forma bilateral un Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, país que busca aumentar la influencia de la Alianza del Pacífico en América Latina con el objetivo de desarticular los proyectos de integración contrarios a los intereses de Washington.

Ahora bien, este tipo de integración sustentada en la desregulación comercial, fomenta inequidades y ahoga a los pequeños y medianos productores, -principalmente a los del sector agrícola-, que quedan indefensos al no contemplarse políticas de ‘discriminación positiva’, ni medidas ‘antidumping’ que defiendan a la producción local frente al ingreso masivo de productos importados. Asimismo, como señala Ulises Noyola Rodríguez, la ausencia de mecanismos de financiamiento tales como bancos de desarrollo, fondos estructurales y proyectos de inversión, señalan que la prioridad de la Alianza del Pacífico no es favorecer la integración regional, sino encontrar nuevos mercados que favorezcan a las grandes empresas trasnacionales.

La Alianza del Pacífico tiene como principal objetivo servir como plataforma hacia la integración comercial con la región Asia-Pacífico. Sobre este punto es fundamental el rol que juega el controversial Acuerdo Estratégico Transpacífico de Asociación Económica (TPP), fomentado por EE.UU., -en gran parte para limitar la influencia política y económica de China -, y firmado por 11 países: Australia, Nueva Zelanda, Brunei, Canadá, Japón, Malasia, Singapur, Vietnam, Chile, México y Perú, -los últimos tres, miembros de la Alianza del Pacífico-.

La polémica en torno al TPP se genera porque detrás del secretismo con que fue negociado por los Estados parte, a espaldas de los parlamentos y de la ciudadanía, se esconde su  verdadero objetivo. Como explica el Nobel de economía Joseph Stiglitz, lejos del libre comercio, lo que verdaderamente busca el TPP es administrar las relaciones comerciales y las inversiones, en favor de las empresas transnacionales más poderosas, erosionando las capacidades soberanas de cada uno de los países que lo suscriben, a partir de la eliminación de potestades ejecutivas, legislativas y judiciales. A modo de ejemplo, el Acuerdo prevé un nuevo tipo de sistema judicial corporativo a nivel global, cuyas decisiones no podrán ser revisadas, apeladas o impugnadas por los sistemas judiciales de los soberanos.

Asimismo, la ONG Médicos Sin Fronteras denunció  que los grandes perdedores del Acuerdo son los sistemas de salud de los países en desarrollo, ya que incorpora una excesiva protección a la propiedad intelectual, que favorece a las corporaciones farmacéuticas y limita el libre acceso a los medicamentos y tratamientos médicos.

Cuando la flamante canciller Malcorra propone desideologizar la política exterior del país, a la vez que expresa que el ALCA no es una mala palabra, no hace más que evidenciar que este aparente pragmatismo oculta que los lineamientos planteados por el gobierno están marcados ideológicamente por el neoliberalismo y que al no contemplar las asimetrías y los grados de desarrollo de cada uno de los países, el tipo de integración pretendida exacerba la desigualdad entre y hacia adentro de cada uno de los Estados.

Como expresó Néstor Kirchner en 2005, “la integración posible será aquélla que reconozca las diversidades y permita los beneficios mutuos. Un acuerdo no puede ser un camino de una sola vía de prosperidad en una sola dirección. Un acuerdo no puede resultar de una imposición en base a las relativas posiciones de fuerza”.

 

Economía

La gobernadora María Eugenia Vidal y el candidato a senador de Cambiemos, Esteban Bullrich, recomendaron a quienes son despedidos de sus trabajos que una salida laboral exitosa (!) puede ser la fabricación de cerveza artesanal ¿Será así?

parri2
Ciudad de Buenos Aires

Por quinta vez la Unidad Básica "Irreversible" de La Cámpora, ubicada en el barrio porteño de Parque Avellaneda (Directorio 3756), sufrió un ataque por parte de los predicadores del odio que buscan intimidar a la militancia para que no siga organizándose en defensa de sus derechos.

3de96382-1ca1-4fb8-86e1-926dad0a6391