Opinión

Enfiestados al fin

392300_148587471908986_130072527093814_151296_2090438743_n

* Pro Jorge Dorio en Télam

Leo: “Qué raro ser kirchnerista en estos días”. El texto que se abre con esta perplejidad es un artículo nacido en un blog y reproducido por el diario español El País. Lo firma Martín Caparrós.

Pienso: Qué raro… Y elijo abandonar ese rumbo. Caparrós ha sido uno de mis amigos más cercanos durante varios años. Nuestro alejamiento fue anterior a esta década cuyo balance nos encuentra en veredas opuestas. Y lo profundo de ese disenso no modifica mi respeto por la excelencia de su prosa periodística, por su sólida formación ni por su honestidad cabal durante el tiempo que compartimos. Por eso esta respuesta al artículo “Fin de fiesta” prescinde de cualquier referencia a su autor y se concentra en el texto, evitando de paso la mancada que supondría el uso de cualquier argumento ad hominem. En suma: nada personal.

Vuelvo a leer: “Qué raro ser kirchnerista en estos días”. E inmediatamente se me ocurre que mucho más raro era serlo en el 2003, cuando los alineamientos posibles giraban en torno de impresiones. O esperanzas. O prejuicios. Es aún más curioso que ya en aquellos días existiese el antikirchnerismo. En cualquier caso, lo que primero se advierte en el diagnóstico de rareza es la caracterización de “estos días”. Como si al 9 de setiembre de 2013 (fecha de publicación de la nota), alguna revelación incuestionable se hubiese volcado sobre quienes apoyamos este modelo y nos hubiese convencido de algún error fatal o vergonzante en el sustento de nuestras convicciones.

Es menester consignar que el artículo en sí mismo no vale gran cosa. Pero su perfil canónico emparentado con la mentira, las conspiraciones baratas, y las campañas masivas de desinformación lo transforman en una pieza interesante para responder cabalmente al unánime coro de sibilas que trata de aturdirnos cotidianamente. Ese guión es el que encuentra ganaderos, terratenientes, especuladores, izquierdistas trasnochados, sindicalistas traidores, chupamedias del establishment y más de un boludo a cuerda, enfiestados al fin en la repetida cruzada que intenta disfrazar un liberal de peronista y una vez más bajar del gobierno a los legítimos representantes de los gobiernos populares.

“Resulta más revelador reparar el nicho de difusión que amplía las capacidades del blog originario. Se trata, según mencionamos, del diario español El País, vocero oficioso del Partido Socialista Obrero Español que inició las descarnadas políticas de ajuste.”

Vuelvo al texto entonces, y tiendo a pensar que la certeza del cronista podría surgir del resultado de las PASO, una deducción marcada por la pobreza e inmediatez que entusiasma a los militantes del massismo-lanatismo. Quienes se han regocijado con esas cifras vienen anunciando el final del kirchnerismo desde hace largo tiempo y tienen todo el derecho de ignorar los papelones anteriores y renovar sus fantasías. En tal caso uno se conforma con recomendarles lo prudente de cazar la liebre antes de saborear el guiso.

Hasta allí, todo se agotaría en la superficialidad de chicanas preelectorales. Me pregunto por un momento a qué lista se volcaría la adhesión del artículo que me ocupa. Y ante la ausencia de más datos sigo leyendo.

El primer párrafo con pretensiones argumentales apela a un recurso cuya única eficacia se asienta en la impunidad del monólogo caprichoso. Una lista de afirmaciones intenta postular la contradicción existente entre ciertas líneas ideológicas del kirchnerismo frente a algunas medidas de gobierno.

Veamos algunos ítems de esa estrategia. El convenio con Chevron es utilizado para negar el carácter antiimperialista de la política oficial. Aparentemente, la mención de una empresa desmiente un posicionamiento internacional que desde la cumbre de Mar del Plata (2005) ha cuestionado la influencia de las metrópolis imperiales sustentándose en una alianza regional sin precedentes en la defensa de la soberanía sudamericana en todos los aspectos. Fuera de las opiniones locales tal vez sean de alguna utilidad las expresiones de los presidentes Chávez, Morales, Correa o Lula en la comunión de intereses con las políticas de la Argentina de los Kirchner. Puede ser también que el antiimperialismo que reclama la nota sea el encarnado por Osama Bin Laden y Al Qaeda. O un purismo que ve en la existencia de locales de MacDonalds la clave de un gobierno vendepatria.

Resulta sintomático, en este plano, el denuesto sufrido por la Cancillería en la reivindicación de las Malvinas o en el combate contra los fondos buitre, desde el secuestro de la Fragata Libertad hasta las disputas en tribunales neoyorquinos. Nuevamente surge la curiosidad por la postura que el crítico artículo defiende al disparar sus dardos.

En otro punto del listado se propone la “diáspora sindical” como negación del perfil peronista del kirchnerismo. Se entiende que el mentado cisma alude a la fracción liderada por el dirigente Hugo Moyano. Sólo la eventual “europeidad” de los lectores o una malintencionada ignorancia del alineamiento del dirigente camionero tras su ruptura con el gobierno y la fragilidad de las razones enunciadas para justificarla pueden sustentar la citada “contradicción”. A menos que el artículo entienda por peronismo la ideología encarnada por Francisco de Narváez, el Momo Venegas o Miguel Del Sel. No hay mayores aclaraciones en ese sentido.

El mismo párrafo habla de “engaño a los jubilados”, refuta la defensa de los derechos humanos por el kirchnerismo y menciona en tono de acusación los “asesinatos ferroviarios” en una escalada delirante que las más burdas operaciones opositoras han tenido el pudor de abandonar a medida que la impiadosa realidad los iba desmintiendo.

A la manera de las películas pornográficas, la nota continúa evitando el esfuerzo de un andamiaje argumental para acceder a su intención final, que no es otra que la de caracterizar en masa a quienes apoyan al gobierno e intentar “responsabilizarlos” de permitir una supuesta estafa que, cumplidos diez años de vender humo, se acercaría a su fin. Pero si bien es cierto que el artículo no exhibe otra pertenencia ideológica o partidaria que su autoproclamada condición de fiscal burlón, en una de sus fintas muestra la hilacha.

No sin estupor, leo: “Siempre podían decir que era lo que había votado el 54 % o cualquier otro argumento patotero, de esos que creen que anulan la necesidad de argumento”. No hace falta detenerse en la flagrante fe antidemocrática del opúsculo. Es una triste confesión de parte que, además, vuelve a mentir. La apelación a la mayoría obtenida en los comicios de 2011 no ha sido usada para acribillar a vetos las decisiones parlamentarias, rasgo innegable del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Tampoco para eludir la polémica legislativa o ignorar planteos de la oposición a la hora de sancionar leyes. Ha sido necesario, en todo caso, recordarle a la oposición que la legitimidad de las urnas es lo que habilita al Poder Ejecutivo a la hora de fijar su agenda, más allá de la voluntad de los poderes corporativos y su peonada partidaria.

Pero ya en este punto, vale la pena oponer a la provocación tilinga del párrafo una mayor solidez conceptual. Respecto de la soberanía popular, el filósofo André Comte Sponville explica: “El pueblo no es soberano por ser competente. Es por ser soberano que ninguna competencia técnica podría, políticamente valer sin él o contra él. Los expertos están ahí para ilustrarlo, no para decidir en su lugar”.

Esta idea del pueblo como protagonista y motor de las políticas de una Nación es el elemento más adecuado para diferenciar los cacerolazos opositores de las movilizaciones masivas de apoyo al gobierno que también son objeto de la mirada despectiva del artículo que comentamos.

Mientras el grueso de los caceroleros se movilizaron en pro de intereses propios y mezquinos, como la compra de divisas, expresando en la vindicación de sus privilegios un odio visceral y una violencia manifiesta contra personas e instituciones, las movilizaciones populares tuvieron su fundamento en las conquistas de inclusión social y se caracterizaron por una dinámica pacífica y solidaria en un clima de alegría y fervor sin erigir patíbulos ni consignas brutales.

No dedicaremos mayor atención a un recurso charro del opúsculo que intercala entre sus críticas insustanciales sucesivos párrafos que pretenden reproducir (o más adecuadamente parodiar) una primera persona kirchnerista que lamenta, entre temeroso y melancólico, el fin de ciclo que profetiza la nota.

Como mencionamos antes, la capciosa herramienta postula la existencia de un sujeto uniforme, una especie de kirchnerista arquetípico en el que se concentran las sucesivas acusaciones pergeñadas desde la corporación mediática para deslegitimar la capacidad de movilización popular en defensa de muchas políticas oficiales a lo largo de estos años. El dinero o los empleos públicos como motivación central de la militancia, el abuso del aparato del Estado, la fragilidad ideológica y otras bajezas ya contenidas en la añeja taxonomía gorila que hablaba del aluvión zoológico.

Resulta más revelador reparar el nicho de difusión que amplía las capacidades del blog originario. Se trata, según mencionamos, del diario español El País, vocero oficioso del Partido Socialista Obrero Español que inició las descarnadas políticas de ajuste profundizadas por su socio en la alternancia bipartidista del Reino, el Partido Popular, cuyo perfil ideológico es inequívocamente neoliberal. Una vez más podría pensarse “Qué raro ser socialista español en estos tiempos…”.

Sumergida en el torbellino de la sumisión al capital financiero y desangrando las viejas conquistas del Estado de bienestar, con recortes a la salud, la educación y las jubilaciones, la nación española vive un triste presente de masivos desalojos, desmantelamiento de la industria cultural y un creciente éxodo de sus científicos como primeras consecuencias de esas políticas que, al menos hasta el momento, son la única alternativa visible que como es evidente en nuestro país se opone al modelo de democracia industrial con inclusión creciente que ha sido el eje de los diez años de gestión kirchnerista. Da un poco de vergüenza ajena que en medio de la crisis española – con Catalunya incluida aun en su mapa – el diario más importante de ese país se permita ironizar sobre la tantas veces anunciada debacle kirchnerista, como un patético eco de la descarada línea editorial de mentiras y operaciones desestabilizadoras y antinacionales que define el estilo de Clarín y La Nación sin antes priorizar lo que debería dolerles España. Afortunadamente el juez Baltazar Garzón ha encontrado un ámbito donde proseguir su lucha por verdad, memoria y justicia respecto de ese cruento festival de delitos de lesa humanidad que fue la Guerra Civil española.

Quizás pueda hallarse algo de coherencia en el título del blog, “Pamplinas”, que pretende aludir a lo banal de los sucesos de estas pampas. Nos permitimos recordar que la voz “pamplinas” alude en verdad a una planta de la misma familia que las amapolas y que en primavera tiñe de amarillo las praderas ibéricas: amarillismo opiáceo es una adecuada etiqueta para la pretensiosa usina de panfletos.

“Lo que nos inquieta es la desafortunada vecindad de conceptos que emparenta la declinación de un sector político con la eventual no aceptación de la muerte por parte de sus militantes.”

No sería adecuado obviar una macabra grosería que condimenta el textículo. Leo: “La psiquiatra Elisabeth Kúbler – Ross definió las cinco etapas que atraviesa un individuo cuando se entera de que se va a morir. La primera – la fase de la negación- ya pasó: por más habilidad que hayan acumulado en estos años ya no consiguen hacerse los boludos…” En ese tono zumbón la nota describe los sucesivos pasos que conducen a la aceptación de la muerte.

No nos quejamos aquí del ejercicio de la metáfora ni nos escandalizan las salpicaduras del humor negro. Diríase más bien que somos baqueanos de prácticas tales. Lo que nos inquieta es la desafortunada vecindad de conceptos que emparenta la declinación de un sector político con la eventual no aceptación de la muerte por parte de sus militantes. Porque en el pobre efectismo de un párrafo, la nota parece no reparar que está hablando de la Argentina y de una corriente cuya columna vertebral son los jóvenes.

Sin dramatizar excesivamente la gaffe, me parece pertinente advertirle a la hispánica profecía que, más allá de todo resultado electoral, aquí nadie está pensando en morirse. Desterrar los oropeles de la muerte es otra de las conquistas de este momento histórico.

Ya en su maestoso final, el artículo adquiere el tono perdonavidas de esos personajes de western barato y advierte: “Aunque creo que lo más peor les llegará en unos años, cuando empiecen a preguntarse cómo fue que perdieron toda una década de su vida siguiendo a un par de truchimanes. Y nos la hicieron perder a los demás. Pero no se preocupen: no vamos a pedirles cuentas. Solo los vamos a mirar con la penita que merecen, sin rencores”.

Ante el estilo de compadrito agrandado antes de tiempo, que surge del pronóstico, uno imagina primero el regocijado consenso de los miserables más notorios: los magneto, los grondona, los lanata, los nelson castro, en definitiva autores del libreto original. Y metiéndose en la escena es difícil evitar la espontánea reacción del barrio: ¿Vos y cuántos más?!!

Pero al cabo de estos años, los que nos seguimos reivindicando kirchneristas, hemos aprendido a repeler la nauseabunda vacuidad de la provocación con logros concretos y argumentos contundentes. Por eso ante las miradas perdonavidas que ensayan los servidores del imperio, nos contentamos con la vieja respuesta que se grita desde la arena y les desarma el circo: Ave, muchachos! Morituri te salutant! Con la alegría de esa lucha que se encarna en el pensamiento y el trabajo. Y que se expresa, desde hace rato, con un grito de corazón. No sé si me explico.

Patria Grande

La sesión se efectúo en San Salvador, estuvo presente el Parlamentario del Mercosur por la provincia de Santa Fe, Diego Mansilla, quién a además tiene a su cargo la presidencia de la Comisión de Asuntos Económicos dentro de la Asamblea Parlamentaria Euro Latinoamericana.

IMG-20170922-WA0009
Derechos Humanos

Se conocieron una serie de audios y mensajes de los gendarmes que participaron del operativo del primero de agosto en la Lof en resistencia Cushamen en Chubut que confirman que a Santiago Maldonado se lo llevó la Gendarmería.

gendarmeria