Nunca caminarás solo!

Albano Nehuen Cerizola

P1040531Albano tiene 26 años y es oriundo de Villa Crespo. Si bien militaba desde antes en el Frente para la Victoria, se sumó a La Cámpora en agosto del 2012. Desde entonces lo hace en la Unidad Básica Juan Salvo de la Comuna 15 en Capital Federal, donde además es responsable comunal de Integra.

“Manejo un coche, que es algo que a muchos les llama la atención. Ando en bicicleta, lo que llama mucho más la atención, porque por mi discapacidad es bastante difícil. Pensaba que no iba a poder pero sí puedo. Me manejo sólo para todos lados. Toda mi escolaridad fue en colegios normales (por llamarlos de alguna manera porque habría que ver qué es normal y que no es normal)”.

CRECER Y CAMBIAR

Albano tiene parálisis cerebral de nacimiento y sabe lo que es luchar e intentar. “Ser discapacitado es difícil en todas las etapas. Me acuerdo que cuando era más chiquito el problema era que no podía jugar al fútbol con mis amigos o podía jugar pero no de la manera que quería, porque no podía correr la pelota. Van variando las dificultades que uno encuentra en las distintas etapas de la vida: no es lo mismo cuando tenés 10 años, 20 o 25. Siempre hay cambios”.

Respecto de las formas de denominar opina que sí hay diferencias: “Cuando decimos que una persona es discapacitada, es toda discapacitada y en realidad quizás es una persona sólo con discapacidad motora. Yo me siento un chico normal, obviamente hay cosas que no puedo por la motricidad fina. No puedo desarmar un auto o algo pequeño. Igual me la rebusco siempre para hacerlo y la tecnología ayuda mucho. Soy técnico de computación y es una cosa muy difícil. Si bien el 80% es todo software, el 20% es hardware y destornillar un tornillito chiquito es complicado…o los enchufes son muy sensibles”.

“La manera de denominar cambia porque cambia como te ve la sociedad y opino que discapacitado está mal dicho porque si digo ‘Albano es discapacitado’ es un todo y yo no soy un discapacitado de todo. Para mí está bien decir: ‘Albano tiene una discapacidad motora’ o ‘es una persona con discapacidad motora’. Hace poco se decía ‘es una persona con capacidades diferentes’. Pero tampoco, porque no tiene capacidades diferentes al resto, tiene una discapacidad motora…capacidades diferentes tiene Superman que vuela ¡Pero no existe!

“Tener una discapacidad es enfrentarse todos los días con ‘yo camino mal y no puedo hacer esto’ pero tiene que ver con la manera de cómo pasar el obstáculo y cómo dejarlo en segundo plano. Recién este año pude lograr eso y ponerme, como persona, en primer plano: ‘puedo hacer esto, esto y esto’. No ‘yo no puedo hacer esto’. Muchas veces decía que no tenía novia porque tenía discapacidad y me acuerdo que un amigo me decía: ‘tuviste 5 novias, así que no sé si es por tu discapacidad. No tenés porque no conseguís ahora”.

MILITANCIA

“Empecé a militar en el secundario, en el Centro de Estudiantes, cuando la política no estaba tanto en los jóvenes. En el 2001 me interesaba y preocupaba el estado del país. Cuando llegó Néstor no me gustaba para nada, porque no sabía quién era, pero comencé a escucharlo y me fue gustando. Ahí fui metiéndome en política. En el 2007 con un amigo pusimos un Centro Cultural en Pompeya. El 2008, el conflicto del campo, me despertó y empecé a militar en el Frente para la Victoria hasta que el año pasado sentí que necesitaba un lugar de pertenencia, más cercano a mi casa, más de jóvenes y me acerqué a La Cámpora, a la Unidad Básica Juan Salvo”.

“Me tomo en serio la militancia. Creo que es una responsabilidad, que somos la cara de la Presidenta, la cara en el territorio. Si la Presidenta baja una línea que es que hay que ir casa por casa a ver la situación de cada vecino, tenemos que ir”.

“Me encanta militar, vivo en la Unidad Básica. Me parece que militar es militar para el otro y construir la Patria para el otro, para ayudar a la gente. Tengo conocidos que me dicen ‘¿Para qué militás, te pagan?’. Y no, no milito porque me pagan, milito porque a mí me hace feliz y ver que dando un rato mío a un chico lo hago feliz. Creo que este gobierno es lo que es por la gente que tiene trabajando y militando porque tenemos ganas”.

LA CAMPORA INTEGRA

“Es fundamental el espacio de La Cámpora Integra. En la Unidad Básica, cuando comentábamos que iba a estar la mesa, se generó un debate de por qué iba a haber una mesa que separaba a los discapacitados de los no discapacitados y yo les explicaba que es necesario tener una mesa como la de Cultura, de encuadramiento, de salud, y tantas otras mesas que tiene La Cámpora. Yo puedo ver lo que falta para una persona con discapacidad. Por ejemplo en Capital hago relevamiento de las esquinas sin rampa y muchos compañeros me dijeron que no se habían dado cuenta que faltaban rampas. Pero claro, otro no se da cuenta porque llega a la esquina, levanta el pie y ya está pero a una persona en silla de ruedas eso le impide cruzar la calle solo”.

LO QUE FALTA

“Desde la sociedad falta un poco más de inclusión. En la Unidad Básica hago asesoría jurídica y de discapacidad y a veces me pasa que estoy sólo y me preguntan a qué hora está la persona para asesoramiento, yo les digo que es de 5 a 7, como dice el cartel y acá estoy. Es como que buscan a otra persona, hay una gran parte que te ve como un discapacitado y te ponen ahí. Faltaría aprender que una persona con discapacidad motora no es una persona que no puede hablar u opinar”.

“Creo que haber estudiado en una escuela normal ayudó y les aportó a mis compañeros. Un amigo de primaria y secundaria estudió Educación Física y se especializó en discapacidad y siempre lo jodo que es por mi culpa y él me dice que en algún sentido sí, porque aprendió a vivir con una persona con discapacidad. Yo era uno más y creo que eso ayuda mucho a la inclusión. Si enseñamos de chiquitos que hay que incluir y explicamos que es la discapacidad, qué es tener una discapacidad, que la discapacidad motora no tiene nada que ver con la mente de esa persona. Tenemos diputados con discapacidad y de mente están perfectos; también tenemos una diputada en silla de ruedas que hasta el día de hoy no sacó una sola ley para los discapacitados y fue Vicejefa de Gobierno y en capital faltan muchas rampas”.
EL FUTURO

“Creo que el país va avanzando. Hay que tener en cuenta que en los años’40, ’50, ’60, al discapacitado se lo tenía en la casa o en un orfanato y no salía de ahí. Hoy se está mucho más incluido si bien faltan estas cosas… de ir a un negocio y que miren a tu mamá, no a vos, si bien sos el que preguntás; o el médico le habla al que te acompaña”. “ Yo no entiendo como personas sin discapacidad estacionan en lugares reservados para discapacitados en shoppings o supermercados. Me parece una falta de respeto porque esos lugares están porque las personas no pueden caminar mucho. Creo que cuando la sociedad aprenda eso, vamos a estar más incluidos”.

Albano nos invitó a su casa, nos mostró fotos con su novia y con sus compañeros. Durante la charla vimos su entusiasmo, su compromiso con el proyecto y sus ganas de seguir. “Soy tío, tengo 4 sobrinos”, nos cuenta y nos adelanta que planea estudiar Psicología social “y todo, siempre, militando”.