Editorial

Le ponemos el pecho

La Plata (119)La noticia del día: el diputado Larroque maltrató al periodista de la TV Pública Juan Miceli.

La operación es así: primero decir que, mientras se inunda la ciudad de Buenos Aires, gobernada por MACRI, La Cámpora no está en ningún lado, tal como “denunciaron” los periodistas independientes Jorge Rial y Luis Novaresio.

Luego, cuando en nuestra web empezaron a salir notas sobre el laburo de los compañeros en la ciudad, la lavada de cara a Macri pegándole a La Cámpora se esfumó.

Silencio de radio sobre La Cámpora hasta que algunos canales de TV se instalaron en la puerta de la Facultad de Periodismo de la Plata, donde se montó el centro operativo de Unidos y Organizados.  Aquí se recibió, organizó, clasificó y se llevó a los barrios afectados las donaciones que llegaron de diferentes puntos del país.

Es decir, se canalizó en un centro logístico la solidaridad del pueblo y de esa manera se la hizo llegar al pueblo damnificado. El pueblo ayudando al pueblo en conjunto con las organizaciones populares. ¿Lógica pura, no? Salvo para algunos que creen que las donaciones podrían ser organizadas y trasladadas hasta los barrios de forma automática.

También funcionaron centros de logística en la Catedral y en un club de barrio Tolosa. ¿Acaso la Iglesia aprovechó esta desgracia para posicionarse en la sociedad?. No. Es un lugar que conocen todos y tiene la logística para que desde cada parroquia pueda llegar material hacia su sede central, o sea, la Catedral.

¿El club de Tolosa busca quedar bien con los vecinos?. No. Es el centro de referencia del barrio que por suerte no fue afectado por el agua y desde allí se puede canalizar la ayuda.

¿Hacemos “ política” – en el mal utilizado término liberal conservador del término – usando la pechera de La Cámpora?. No. Hacemos política siempre. Con inundaciones, con sol, con frío, con calor, de día, de noche. A veces con pechera, a veces con remera, a veces en cuero, o con campera. Con botas, descalzos, en zapatillas.

Lo que no entienden – o quieran que no se entienda – es que la inmensa mayoría del laburo de La Cámpora no se ve en términos mediáticos. Nuestro monopolio comunicacional es la página, los Facebook, algo de Twitter. El fuerte comunicacional está en los barrios, el cara a cara con los vecinos.

Las pecheras son de La Cámpora porque somos de La Cámpora, porque si fuésemos de la Sociedad Rural dirían Sociedad Rural  – que por cierto no utilizó su poder económico ni logístico para brindar una mano –

Volviendo al tema. Las pecheras sirven para que cuando llegamos a los barrios la gente nos reconozca y no para “captar votos” como puede entender Miceli o algún desprevenido. Hay algunos que todavía piensan que el pueblo es idiota. Siguen pensando que un vecino te va a dar su voto porque un día aparece un pibito con la pechera de La Cámpora.

Es mucho más  complejo. Hay un Estado presente, una economía que camina, un proyecto inclusivo y eso se nota en las urnas. En el 55% de votos que apoyó a Cristina en octubre del 2011 puede estar la pista, si quieren alguna guía.

La militancia es la organización popular con convicciones, con voluntad y sobre todo, con un profundo amor y respeto por el prójimo. Seamos libres.

Derechos Humanos

Organizaciones políticas y de derechos humanos se movilizaron ayer en La Plata a 11 años de la desaparición de Jorge Julio López, marcha que encabezó su hijo Rubén, quien consideró que "los que chicanean con el nombre de mi viejo cuando preguntábamos por Santiago Maldonado hoy no están acá".

marcha la plata
Derechos Humanos

Una serie de hechos y novedades acontecidos en los últimos días en torno a la desaparición forzada de Santiago Maldonado dan cuenta del profundo encubrimiento reinante desde el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial.

0028413706