Militancia

La Cámpora – Fiesta Militante

Bajo la consigna “La Fuerza de la militancia”, La Cámpora realizó un encuentro nacional en el microestadio de Ferro para conmemorar el 17 de noviembre de 1972. Esa mañana miles y miles de militantes se trasladaron a Ezeiza para aguardar la llegada de Juan Domingo Perón al país, tras 18 años de proscripción. Pese a la represión, los militantes pusieron el cuerpo hasta el final, por lo que el pueblo decretó esa fecha como el Día del militante.

En esa oportunidad, Perón dijo: “Siento una inmensa satisfacción al presenciar la calidad humana de nuestra juventud. Porque cuando un país puede confiar en su juventud debe sentirse orgulloso de su futuro. La fe de ustedes debe ser inquebrantable”.

En ese mismo sentido y con el mandato histórico que supo renovar Néstor Kirchner al decir que ¨cuando la juventud se pone en marcha el cambio es inevitable¨, ayer por la tarde más de seis mil militantes de La Cámpora de todo el país empezaban a concentrar en la plaza “Ángel Gris” del barrio porteño de Caballito.

Miles de ellos viajaron especialmente durante horas, portando la expectante alegría de compartir una fiesta inolvidable, el abrazo compañero y colectivo y la necesidad de oír a sus referentes en un año más que particular y significativo para la militancia.

Paso a paso y armoniosamente

La llegada de cada una de las columnas al punto de encuentro era una ceremonia. Decir que los militantes cantaron y marcharon sería poco; porque en realidad, con cada paso que daban se trazaba un nuevo segmento en la historia, se hacía camino al andar, se sembraba una vez más el legado de Néstor. Ese hombre flaco que 39 años atrás seguramente marchaba en mocasines, con una bandera en las manos y ese fuego que alimenta el alma del militante. Ese hombre flaco pero fuerte que nunca sacó los pies del barro, que supo regalar un chiste y una sonrisa aún en las peores épocas, que enseñó que a la adversidad se la combate con amor, organización y política.

La sonrisa y los sueños de él eran los que flameaban ayer en los trapos camporiles, casi como una metáfora en reconocimiento al Presidente militante que supo convocar, enamorar y formar miles de transgresores que eligieron ser parte activa de la historia, fortaleciendo este modelo de crecimiento, inclusión y justicia social.

Eran las cuatro de la tarde y la plaza ya estaba quedando chica. Un sol radiante se apoderaba de los rostros de tantos pibes y pibas que se preparaban para una jornada que seguramente quedará registrada como el día en el que la alegría de pertenecer a este proyecto nacional, popular y revolucionario brotó por las compuertas y las tribunas de Ferro para reafirmar que hay una generación política que se organiza y está preparada para asumir la responsabilidad que demanda la historia.

Solo hacía falta inclinar la vista y mirar en dirección al cielo para ver flamear las banderas de los Nestornautas repleta de colores y de héroes colectivos.

Las remeras y las coloridas flameadoras con el nombre de los barrios y provincias presentes, más las consignas pintadas a mano por compañeros de todos los rincones del país, alumbraban la avenida Avellaneda. Casi como una metáfora de las nuevas alamedas que se abren con un nueva generación que toma la posta, que rompe con lo viejo y da luz a lo nuevo; la transgresión y la rebeldía política enseñada por Néstor y Cristina.

La más maravillosa música

Los cánticos de la militancia nacían en cada esquina por la que ingresaban compañeros de distintos rincones de la Patria, para luego congregarse en uno solo tono que retumbaba por aquí y por allá, sin importar el calor o el cansancio.

Afuera del microestadio, más de tres mil militantes cantaban, saltaban y observaban las imágenes proyectadas en una pantalla que transmitía y contagiaba la energía vivida adentro. Cada uno de ellos, a su vez, era responsable de recibir a la marea de compañeros que continuaba llegando al lugar.

La máxima ansiedad duró hasta que empezaron a sonar los bombos, las trompetas y la siempre esperada y contagiosa cumbia de Clase K, como un preludio de la fiesta que recién arrancaba.

La juventud en marcha

Hasta que en un momento el escenario fue testigo del futuro que pasó a darse una vuelta. Así, fueron subiendo los compañeros de la mesa nacional de La Cámpora, los comuneros de la Ciudad de Buenos Aires, concejales, diputados provinciales y nacionales, candidatos a intendentes en los últimos comicios.

Luego del video que se proyectó –con imágenes de movilizaciones y actividades realizadas en Unidades Básicas de todo el país y las palabras de Cristina hablándole a la juventud- fue el turno de los emotivos aplausos que acompañaron la presentación de los compañeros que hablarían ese día, Andrés “Cuervo” Larroque, Juani Ustarroz y “Luchi” Alonso.

Primero fue el turno de Juani Ustarroz, quien dijo sentir un “enorme orgullo de estar hoy aquí, el día de la militancia con esta pasión por la Argentina, por esta pasión por el peronismo kirchnerista, por esta pasión por La Cámpora carajo!”.

“Hoy la juventud de los países del primer mundo están indignados, pero acá la juventud está de fiesta, la juventud está de pie”, dijo Juani y agregó: “Uno esta acá por la esencia del kirchnerismo, que es la de la adversidad, la fortaleza, la de acompañar, la de luchar siempre la de la humildad ideológica, la de la construcción colectiva. Gracias a Néstor, a Cristina y a Máximo, hoy estamos acá diciendo presente, estamos acá porque la política es como la vida; los buenos amigos también se ven ante la adversidad, pero acá no hay ninguna adversidad, acá hay futuro para el pueblo argentino”.

Luego habló la compañera Luchi: “Hoy tenemos que estar felices y orgullosos de que podemos compartir este día de la militancia todos juntos, pero más felices tenemos que estar de que nuestra presidenta junto con Néstor pusieron al Estado nacional en el lugar donde tenía que estar y en donde le corresponde; al servicio del pueblo y al servicio de todos y no de unos pocos”.

Luchi dijo que los militantes deben estar seguros de que “Cristina va a ser la mejor presidenta de la historia de nuestro país” y que por eso tienen “una responsabilidad muy grande, que es ayudarla, acompañarla y cuidarla”.

Y por último agarró el micrófono el Secretario General de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque: “Hoy pensaba que esto iba a ser una fiesta y recordaba a los compañeros que hicieron que el 17 de noviembre se transformara en el día de la militancia, a aquellos compañeros que un día como hoy nada los pudo parar y fueron a rescatar al general Perón después de 18 años de proscripción. Nada ni nadie los pudo parar, como a ustedes”.

“Quiero recordar especialmente a un compañero, a un militante más que estaba ahí ese día, el que transformó la historia; el inmortal Néstor Kirchner!”, dijo el Cuervo y agregó: “Gracias a la decisión y al compromiso de nuestra Presidenta que tomó aquello que decía Néstor en José C. Paz el 17 de noviembre de 2009, de que no tuvimos el resultado que queríamos y perdimos por poquito, pero que más que nunca hay que profundizar. Ahora que ganamos, más que nunca vamos a profundizar!”.

Larroque pidió a los militantes que “sean concientes de la responsabilidad histórica que les cabe, del privilegio que tienen por ser la generación que va a poder realizar la liberación y la felicidad de nuestro pueblo, algo que personas mucho más capacitadas que nosotros no pudieron hacer porque los persiguieron, los mataron, los asesinaron. Pero están todos acá con nosotros, con esta fuerza y con esta militancia” y hasta prácticamente quedarse sin voz, agregó: “Cristina es el puente entre aquella hermosa generación del 17 de noviembre de 1972. Estemos a la altura de las circunstancias como dijo Néstor y seamos responsables militando más que nunca y dando, literalmente, la vida por Cristina”.

Sin dudas la historia contará que en el acto de ayer, una generación política y organizada demostró una vez más que con el legado de Néstor y el ejemplo de Cristina volvieron la militancia, la esperanza y la alegría como máxima expresión política del avance de un pueblo.

Para finalizar, por las ventanas del caluroso microestadio se coló un vientito que parecía venir del sur y transformarse en las palabras del Cuervo: “Por mandato popular, por comprensión histórica y por decisión política, ésta es la oportunidad de la transformación, del cambio cultural y moral que demanda la hora. Cambio es el nombre del futuro”.

Derechos Humanos

Organizaciones políticas y de derechos humanos se movilizaron ayer en La Plata a 11 años de la desaparición de Jorge Julio López, marcha que encabezó su hijo Rubén, quien consideró que "los que chicanean con el nombre de mi viejo cuando preguntábamos por Santiago Maldonado hoy no están acá".

marcha la plata
Derechos Humanos

Una serie de hechos y novedades acontecidos en los últimos días en torno a la desaparición forzada de Santiago Maldonado dan cuenta del profundo encubrimiento reinante desde el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial.

0028413706