Militancia

Fogones Culturales en Jujuy

Recuperar el espacio público

Whatsapp Image 2024 06 07 At 1912 08

El Frente de Cultura Nacional y Popular, que integra La Cámpora Jujuy,  realizó, el fin de semana pasado, la primera edición de Fogones Culturales, la feria itinerante con danzas, música popular, cuentos, poesías y artesanías, en la que participaron más de trescientos vecinos y vecinas del Barrio Malvinas de San Salvador de Jujuy. La actividad cultural, organizada a partir de las historias de personas comunes y artistas de barrio, contó con la presencia de artistas populares y emergentes y grupos vocacionales de la zona.

por La Cámpora Jujuy
7 jun 2024

El Frente de Cultura Nacional y Popular, que integra La Cámpora Jujuy,  realizó, el fin de semana pasado, la primera edición de Fogones Culturales, la feria itinerante con danzas, música popular, cuentos, poesías y artesanías, en la que participaron más de trescientos vecinos y vecinas del Barrio Malvinas de San Salvador de Jujuy. La actividad cultural, organizada a partir de las historias de personas comunes y artistas de barrio, contó con la presencia de artistas populares y emergentes y grupos vocacionales de la zona.


Junto a vecinos y vecinas del barrio, el Frente fue construyendo la idea de motorizar actividades culturales fruto de reuniones y conversaciones previas, motorizadas por la pérdida de espacios comunes. La vorágine de la vida cotidiana, el aumento de la inseguridad, el trabajo, la ausencia de planificación urbana y el deterioro de obra pública en plazas y espacios verdes, fueron las principales causas que el Frente identificó como las que alejaban a la comunidad de los espacios públicos.


Ante esto, la recuperación de ese espacio aparece como fundamental y el proyecto Fogones Culturales, como alternativa de poner en movimiento a los vecinos y vecinas.  El espacio público es el  lugar para estar, contemplar y disfrutar con otros. Es una iniciativa que busca recuperar las plazas para que vuelvan a ocuparse por las familias, los vecinos, niñas, niños, jóvenes y adultos. El lugar común como ámbito de interacción de distintas generaciones.


La cultura es uno de los sectores más golpeados por las políticas de ajuste y desguace del gobierno de Javier Milei. El desfinanciamiento de las instituciones que garantizan federalmente la producción artística y el fomento y acceso a bienes culturales tiene como fin último romper todo aquello que sostienen el lazo social. Milei pregona el disciplinamiento y domesticación de los cuerpos, la supresión de los afectos, la crueldad con el otro. El de Milei es un proyecto político que necesita sujetos escindidos con subjetividad mercantilizada. Es una cultura de inmovilidad.

El de Milei es un proyecto político que necesita sujetos escindidos con subjetividad mercantilizada. Es una cultura de inmovilidad.

El Frente de Cultura Nacional y Popular en Jujuy se conformó hace más de dos años con el objetivo de generar ámbitos que movilicen a trabajadores y trabajadoras de la cultura del campo nacional y popular a encontrarse y poder dialogar sobre la soberanía cultural de nuestro territorio; para luego planificar acciones que materialicen los pensamientos debatidos.  De este modo, se busca la reivindicación de los derechos humanos, la memoria colectiva, la cultura popular, la diversidad cultural y la pluriculturalidad en el desarrollo de las identidades locales; poniendo en valor la cultura viva y comunitaria, y el acceso a la tierra y el agua como bienes culturales ancestrales.


Es así como, colectivamente, venimos realizando distintas acciones en los territorios y esta semana fue el turno del primer Fogón Cultural: un proyecto de feria itinerante en distintos barrios históricos de la ciudad de San Salvador de Jujuy. 


Desde el Frente, articulamos con grupos artísticos, organizaciones barriales, centros vecinales, de jubilados y jubiladas para realizar un encuentro cultural y artístico, con participación de trabajadores y trabajadoras de la economía popular. En este sentido, se ponen en valor los saberes populares y la historia oral como herramienta es la que invita a los vecinos y vecinas a relatar los orígenes del barrio, anécdotas, luchas y mitos barriales; considerando al patrimonio de saberes populares como imprescindibles a la hota de preservar y mantener viva la memoria y la identidad local. El objetivo es generar ámbitos donde estas historias se transmitan y compartan entre generaciones de jóvenes, adultos, vecinas y vecinos en un fogón cultural. También se registran dichos relatos con el fin de realizar una escritura colectiva sobre la historia del barrio.


En el Barrio Malvinas compartimos una tarde de mates y merienda donde el clima era de alegría, de disfrute y de risas. Se contaron historias, hubo muestras de expresiones artísticas de folklore, rap, música popular, coplas; las infancias tenían lugar de juego. El arte transforma la realidad y crea otros códigos para vincularnos. En una ronda, donde todos podíamos vernos, el espacio empezó a moverse. Estábamos felices.

Comprendemos que la disputa está en la calle, en los barrios populares, en los márgenes de las ciudades donde el ajuste perfora a las familias, la pobreza desmoraliza a los jóvenes y la incertidumbre devasta a los trabajadores. Nos convoca la responsabilidad histórica como militantes y trabajadores y trabajadoras de la cultura de disputar el sentido de realidad. 

La cultura del encuentro, de la solidaridad, y del amor recupera el espacio común y compartido, el volver a mirarnos, a sentirnos. Nos ubicamos en un espacio y tiempo común y estamos, por unos momentos, ocupados colectivamente en “estar bien”. Escapamos un poquito por un rato para inventarnos una realidad donde no somos espectadores, sino la ronda que nos sostiene. La cultura es el espíritu del pueblo, es fuego que moviliza a un sentir colectivamente. Por eso, no hay forma de esa felicidad sino es compartida. Alimentar ese fuego y mantenerlo encendido, es quizás nuestro mayor desafío. En tiempos de crueldad: hablar de amor, de amistad, de humanidad, de Patria. Seguir provocando movimientos para pensar y sentir colectivamente. Cuidar el fuego es cuidar el alma del pueblo.