Whatsapp Image 2024 05 16 At 1532 14

RIGI

¿Enclave o declive? Una sentencia de muerte a la Industria

por Florencia Carignano

La provincia de Santa Fe es una de las más relevantes en cuanto a su contribución a la actividad económica de nuestro país. El campo, la industria y la biotecnología son algunos de los pilares fundamentales que hacen de nuestra provincia uno de los motores de la economía argentina. Supo ser el enclave del modelo agroexportador argentino y hoy sus exportaciones tienden a generar valor agregado.



Cuenta, además, con una estructura productiva definida que le permite generar el 8% del PBI del país y sus exportaciones suman un total de U$S 11.612 millones (INDEC 2023), lo que representa el 17,4% de las exportaciones nacionales y el 24% respecto a la región pampeana, ubicándose en el 2° puesto del ranking exportador.



Asimismo, hay numerosas PyMEs industriales de maquinaria agrícola, siderurgia y automotriz-autopartista, biodiesel e industria aceitera, orientado al mercado externo, favorecidas por una ubicación estratégica a orillas del río Paraná y próxima a la salida al mar.



Sin embargo, Milei propone una sentencia de muerte para la industria a través del RIGI. 


Milei propone una sentencia de muerte para la industria a través del RIGI.

El Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) contenido en la Ley Bases, promueve enclaves extractivistas de cara a la exportación, incentivando el ingreso de proyectos con un mínimo de U$D 200 millones de capital, con amplios beneficios tributarios y cambiarios y estabilidad fiscal por 30 años, cediendo soberanía a la hora de controversias (se resuelven en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones- CIADI).



El proyecto exime de derechos de importación y otros tributos en ese sentido, gozando los productos importados de mejores condiciones impositivas, perjudicando a la industria nacional, con efectos negativos en el empleo, la actividad y la recaudación.



En este sentido, esta iniciativa no traccionará el desarrollo de proveedores locales, ni promoverá innovación, mejora tecnológica, ni mayor empleo.



A ello se debe añadir que los adheridos al RIGI no tendrán obligación de comercializar productos en Argentina. Las empresas extranjeras podrán producir y exportar libremente, sin abastecer al mercado local, cuando los países desarrollados, en el marco de la disputa global por el desarrollo, emplean políticas proteccionistas que buscan cuidar a sus industrias, a sus empresas y a sus empleados, favoreciendo los productos nacionales sobre los extranjeros, con acciones comerciales que incluyen políticas y subsidios industriales, limitaciones en la importación y restricciones a la exportación para garantizar el suministro interno.


Esta iniciativa no traccionará el desarrollo de proveedores locales, ni promoverá innovación, mejora tecnológica, ni mayor empleo

En materia de divisas, el régimen no beneficia en el largo plazo el problema del estrangulamiento externo, ya que establece libre disponibilidad de las mismas, en el primer año de adhesión al RIGI, del 20%, del 40% en el segundo año y del 100% a partir del tercero.



En cuanto a la generación de empleo, las actividades más promovidas por el RIGI son las extractivas que, al tener poco encadenamiento promovido, como la minería, el petróleo y el gas, generan desde hace una década, solo el 6% del total de empleo registrado privado. La contracara es la pérdida de empleo dado por la recesión y la caída de la actividad productiva industrial.



Otro dato elocuente es la opinión de especialistas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que entienden que el RIGI es una puerta de acceso camuflada “con visos de legalidad” para que capitales provenientes del tráfico de estupefacientes, armas y personas entre otros, ingresen al circuito económico y financiero de Argentina sin exigencias reales de licitud de origen y trazabilidad.


En cuanto a la generación de empleo, las actividades más promovidas por el RIGI son las extractivas que, al tener poco encadenamiento promovido, como la minería, el petróleo y el gas, generan desde hace una década, solo el 6% del total de empleo registrado privado.

Entonces, ¿por qué Milei quiere destruir algo que genera recursos y puestos de trabajo en el interior del país? Simple y sencillo: busca beneficiar a grandes grupos económicos, en detrimento de PyMEs y del desarrollo nacional. Desde que inició su gobierno, los indicadores de actividad económica no pararon de caer, llegando a cifras alarmantes y poniendo en grave peligro el entramado industrial y comercial.



Por este camino, Argentina profundizará en una economía concentrada, extranjerizada y desigual, alejándose del camino del desarrollo y de la prosperidad soberana en la explotación de su suelo, de sus condiciones naturales, pero además del desarrollo emprendedor e industrial de su comunidad.


*Militante de La Cámpora y diputada nacional por la provincia de Santa Fe